¡4 Alimentos que destrozan tu cerebro sin que lo sepas!

¡4 Alimentos que destrozan tu cerebro sin que lo sepas!

Los seres humanos somos omnívoros, todo que lo que le metemos al estómago en forma de comida lo procesamos como los camiones de la basura, o sea acepta de todo, hasta cierto punto y los excesos alimenticios son una de estas costumbres que ponen en problemas el ya jodido y bruto cerebro que usamos a diario. Entre los tantos alimentos dañinos como el aspartame existen 4 que dañan tu cerebro día tras día y empezamos con una que es de lo menos pensado y que abunda en el planeta.

La sal

Si señores, la blanca sal recomendada por la Biblia. Por lo que leerán a continuación verán que lo mejor es estar bajito de sal aunque suene gay. El exceso de  sal dentro de nuestro cuerpo causa graves estragos. Por ejemplo en el cerebro le da problemas al óxido nítrico, que es una sustancia natural que protege los vasos sanguíneos y el sodio que está en la sal disminuye su cantidad, lo que produce en el cerebro daño vascular, cardíaco, y renal, o sea en el riñón, ya me fui de órgano pero vale recordarlo para que piensen en no caer en una diálisis. Otro mito es que la sal de mar es beneficiosa, de hecho esta llena de bacterias y no se puede tomar, así que como laxante, sentado en la tasa del baño esta bien.

Por otra parte hay que hacer ejercicio y tomar agua para eliminar ese exceso de sal, pero no a tal extremo de eliminar sin querer también el calcio de nuestros huesos, moderación. Lo de la sal que embrutece al cerebro es debido a que interfere en los procesos cognocitivos, así que ya saben lo que le pasó a la mujer de Lot que por bruta miró para atrás y se convirtió en sal.  Hay que comer potasio para contrarrestar el efecto negativo de la sal, coman buco patacón con pesca’o, pero sin sal por supuesto.

El azúcar

Morena y  blanca, lo mismo.

Para empezar demitificaremos un asunto. Ambas son iguales. El color moreno no viene de un proceso intermedio en el cual el azúcar se procesó a medias y quedó morena, sino que al blanquear la blanca, la melaza resultante de color que quedó se la vuelven a echar a la blanca tiñéndola y no contiene los dichos beneficios en minerales y hierro que creémos contiene el azúcar morena. De hecho la blanca tiene 16 calorías y la morena 17. Si quieren buen azúcar compren panela o raspadura. Ahora vamos a lo del cerebro.

Chequéense esta vaina, porque cuando se nos habla del asunto nunca entendemos con claridad. ¿Saben lo que es el turbo en los autos? Es una subida de energía repentina que hace que el auto corra más rápido, como le hacen a los autos en Fat & Furious (Fat si lo escribí de adrede), esa energía proviene del nitro que es un líquido que le inyectan al motor, de manera que el azúcar hace lo mismo en nuestro cerebro.

Tu cerebro en llamas después del nitro

Como este azúcar es procesada es dañina, y de por sí la traen entre sus ingredientes casi todos los productos procesados del supermercado; incluyendo las pastas, las pizzas y macarrones. Cuando por ejemplo le metemos diente a las Pizzas, la masa es procesa tan rápido que se convierte en azúcar y estimula el cerebro como si le pusieras nitro y él se acelera momentáneamente, ni se diga la Coca-Cola. Cuando esto ocurre el páncreas recibe la señal y libera buca insulina y se fatiga. Así que como ven, el cerebro, aunque piense cosas geniales es tan frágil como el páncreas y también se fatiga por tantos sube y bajas de azúcar.

Las grasas Trans

Como vemos las grasas trans se encuentran en un universo más grande que el de Marvel, (por eso el poster de arriba) en las felices frituras del desayuno, las burundangas de tienda y los dulces de panadería. Son grasas, pero de las saturadas, que se les llama así porque contienen una molécula mas de no se qué y eso hace que cuando estén dentro del cuerpo entorpezcan muchas funciones…ya ven no me funciona bien la memoria.

No importa la película, con palomitas tu cerebro siempre la pasará de horror

Vale, continuémos con la lista de alimentos que destartalan el cerebro, uno más, uno más, el pop corn, vivo con el cine; tienen la peor cantidad de grasas trans. Ahora que recuperé la memoria les explico que las grasas trans son aquellas que para aprovecharlas le echan hidrógeno para que tengan esa forma espesa como el merengue. Con ella se procesan muchísimos alimentos que sin esa clase de grasa no existirían, por ella los alimentos procesados tienen cuerpo y viscosidad, por ser hechos con esta grasa que veremos mucho en los dulces industriales, galletas y hasta helados falsos de crema. Cuando vean en las etiquetas la palabra grasa vegetal sabrán que es un nombre ficticio para esconder la grasa trans que le ponen a los dulces para que duren mucho más tiempo sin podrirse. Y para terminar te achican el cerebro, grasa para malvada esta, peor que los indios reduce cabezas del amazonas.

“No me digas que moriste de exceso de trans.”

El glutamato monosódico

Primero que todo este es un químico que inventó un japonés al querer imitar el sabor de una planta, descubrió como aislar el componente del aminoácido que era responsable de aquel sabor, le metió lengua, le gustó y lo convirtieron en Ajinomoto. Recuerdan como se ven los cristales del juego de laboratorio que comprabas en navidad, como cristales, así se ve el glutamato monosódico porque es el producto también de una reacción química. El glutamato está incluído en casi todos los alimentos de supermercado que llevas a la cocina de tu casa, entre salsas, carnes y sopas, incluso las burundangas de fiesta para adultos; ese es el sabor del glutamato. Una característica del glutamato es que inhibe los receptores de saciedad en el cerebro, por eso es que nunca sentimos que nos llenamos.

Al Glutomato monosódico se le acusa de causar mareos y daños al cerebro, ser responsable del Parkinson, Alzhimer, TDH y  autismo, glaucoma y pérdida de visión. Pero no se ha comprobado que sea así, en efecto no está relacionado con estos  males. El problema se deriva de que aunque no es nocivo, acompaña la saturación de los anteriores sabores, llevándonos por su sazón a no tener control de la comida amplificando el impacto de lo que comemos más.

Chucherías, botanas, burundangas, todas sabrosas en glutamato monosódico

El glutamato modifica el sentido del gusto en los niños haciendo que no opten por el sabor natural de las frutas, ya que encuentran más satisfacción en el sabor llamado “umami”, o el quinto sabor del glutamato. Por lo tanto sólo le podemos atribuir al Glutamato monosódico ser responsable de; por su sabor adictivo, el hacernos romper dietas. A las mamases de casa les encanta preparar suculentos platos con amor para sus hijos y esposos, engordándolos. En el área laboral comemos lo que hay sin poder evitarlo y sucesivamente vamos perdiendo salud a largo plazo. En un mundo en donde los sentidos están permanentemente sobre-exaltados, el cerebro es el órgano más impactado sensorialmente por lo que comemos, respiramos e inhalamos del ambiente. Si a través de los sentidos nuestro cerebro como órgano nos hace percibir las amenazas en primer plano, ¿Qué ocurrirá con los demás órganos que silenciosamente pueden estar sufriendo por nuestra arbitraria alimentación?

Como ven el sabor rico de las cosas que nos gustan no dependen de su naturaleza, sino de la cantidad elevada, antinatural y artificial con la que añadimos estos 4 elementos a nuestra dieta para hacerla disfrutable, mejor cómanse una fruta, una ensalada o carne sana. Chao gente y cuídense.

888 Visitas 1 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook
Facebook
0

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top