Arte en la política: Análisis crítico de dos interesantes obras clásicas

Arte en la política: Análisis crítico de dos interesantes obras clásicas

El arte, cuando se combina con la patria, el caudillismo, el socialismo, el populismo, en fín, cuando un artista entra en el plano político y crea obras de arte se auxilia de las corrientes artísticas que se adecúen para plasmar sus ideas en un lienzo y descubrimos dos inesperadas obras que serán el objeto de nuestro ojo crítico, ya que cualquiera puede ser crítico de arte panameño.

El General

En Argentina existe la famosa Casa Rosada, un museo de historia nacional, desde cuyos balcones Isabel Allende promulgaba sus famosos discursos políticos. Hoy día funciona como museo, digamos político, ya que dentro guarda obras dedicadas a las conquistas socialistas y entre ellas se encuentra colgando una pintura del estadista panameño Omar Torrijos Herrera y será esta y otra obra más los motivos de nuestra crítica de arte.

Hemos intentado averiguar quien es el autor, pero como no somos sociopolitiqueros no hemos dado con él, así que pensemos que es Argentino, aunque por el acabado de la pintura parece más panameño.

Obra: Omar Torrijos (así dice en la cédula) Año – 19??

Aunque todo el tiempo veo pinturas de Torrijos chuecos por ahí que se parecen a mis tíos borrachos, esta guarda un muy buen parecido con Torrijos, aunque tiene un aire a George Clooney que no se me quitan de la cabeza, y como vemos, al parecer…el General nunca posó para una obra libre y los pintores tenían que guiarse por fotografías con direcciones de luz de fuente confusa, por eso quedaban con calidad “puerta trasera de Diablo rojo”. Mírese la mano plana, y el rostro de Torrijos parece de muñequita de Plástico.

El Sombrero

El sombrero como que se lo clavaron a la fuerza y le queda chiquito, o a lo mejor tiene cabecita de lego, pero hasta a los muñequitos de LEGO les quedan bien los sombreros…

Es aquí donde la gente se (emputa) diciendo ..ah ‘tas criticando, entonces píntalo tu pa’ ve como te sale; Qué fácil es criticar…

-Hey cójanla suave que esto es puro relajo…

-Ah pero no te burles del arte ajeno, eso es injusto…pera que si veo algo tuyo me burlo también…

-Bueno…para eso están las críticas…no? Seguimos…

Más detalles…

En su mano es difícil distinguir si le hicieron manicure al meñique, se lo afilaron con un sacapuntas o si esta apretando uno de sus famosos habanos; y su reloj, al parecer es un reloj eterno y sin tiempo…como lo es aún como figura espiritual en el PRD.

La cortina-Bandera

En Primer plano hay una bandera usada como telón, abriendo el escenario que nos devela un Torrijos en la clásica pose de pensador de profunda filosofía, pero por más que lo hayan querido parecer pritty, la bandera comprime toda la pintura, incluso a la figura de Omar, dejando poco espacio para algo tan importante como el fondo con el canal de Panamá. Vieron, si le hubiera hecho el sombrero más grande quedaba sobre la bandera y le daría mejor volúmen.

Ahí está Torrijos atrincherado contra un extraño cerro Ancón. Quizás recostado, poque yo escuchaba a la gente decir que cuando le tocaban los alcoholes quedaba regado por el suelo como cholo de comarca, hasta la cuta…ah no ellos no usan cutarra. Decimos Cholo de cariño, no vayan a sentirse sensibles con los regionalismos en esta era millenials.

La bandera del cerro Ancón

Tenemos que sobre aquel cerro Ancón de pesebre esta una bandera que es más larga de lo normal, y para acceder a ella una empinada calle como para llegar escalandola, lo que nos dice lo difícil que era alcanzar el sentimiento patrio leal en aquellos días de dictadura castrense…ah ¡Al fín entiendo! esa palabra viene de Fidel Castro…tan bien que hubiese sonado distadura Torrijense.

Pensando que el pintor escuchó que Panamá significa abundancia de peces se confundió y por no preguntar le puso unos peces nadando con banderitas en el agua para indicar que no se le había olvidado el dato.

Aquí hacemos un receso…nos tomamos un vinito y un par de empanaditas de Tambal mientras seguimos caminando por la galería buscando más obras y nos encontramos otra digna de un más profundo estudio…

El Apocalípsis de la C.S.S.

Esta es una obra que me facilitó una amiga cuyo criterio de arte es más ácido que el mío, la cual ella pilló en una pared de la policlínica Dr. Carlos N.Brin en San Francisco y según los detalles en la pintura el estilo surrealista predomina en los elementos de toda esta composición y vamos a la crítica…

Vamos a simplificarles un poco la obra. Identificamos al sujeto de barbas como Jesús, pero un jesús moderno en su segunda venida, que llegó como Terminator, encuero, por lo que el herido que lleva cargando le tuvo que prestarle sus propios pantalones y ahí lo vemos pegándole las bolas en la espalda al Yisus.

El herido es un loco pepenador que está golpeado porque lo agarró a palazos alguna horda patriótica porque se quiso hacer el vivo robándole la pala al escudo nacional para venderla por hierro y Jesús ya con sus pantalones puestos se vió decente para llevarlo a La Caja del seguro, pero se equivocó porque debió llevarlo al Hospital Santo Tomás, donde no le iban a pedir el carnet. O quien sabe si al que lleva  a espaldas es Lázaro y como nunca volvió a morir él mismo lo está llevando a la C.S.S para que lo re-maten de verdad.

La musa presente en la obra; sí simboliza a la justicia, salve Dios, se quitó la venda no porque no aguanta más estar ciega ante tanto desfalco y corrupción, sino que se la tuvo que dar de toallita al herido porque no hay materiales de insumo en el hospital.

El niño encuerito representa algún angelito allá en el cielo botando coctéles de pastillas como dando a entender que ahí sí se bota la plata, vaya manera de decir que en la CSS no hay medicamentos.

y si le ven la cara al herido eso ya dice mucho del terror que le provoca que lo lleven a esa apocalíptica y tenebrosa institución donde hasta el piso truena de terror porque el seguro es una isla erosionada y deforestada por la corrupción como lo representa el artista. El escudo dice simbólicamente que han secuestrado la salud de la patria; y sólo hay que mirar como el báculo de Hermes (símbolo erróneo usado en la medicina y correcto en el comercio) está atravesando al escudo hiriendo de muerte al águila y hasta le cortó la cabeza, o sea que traduciendo el simbolismo, le cortan la plata a cada director del seguro que intenta reestructurar la institución.

Ya sabía que algo me recordaba el angelito con el logo de la caja.

Es muy probable que el artista que pintó esta obra haya querido seguir las intenciones ocultas de Goya, de usar sus obras para denunciar la política de la época de forma subliminal. ¡Es un genio este hombre al esconder datos ocultos, también a lo DaVinci en esta obra! Y más genio porque a lo mejor los directivos de la C.S.S colgaron esta pintura hinchados de orgullo en la policlinica Dr.Carlos N.Brin y no se dieron ni cuenta del mensaje…amén.

3045 Visitas 9 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook
Facebook
20

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top