Así usaban tus papás en los 80’s todo lo que tienes en tu celular.

Así usaban tus papás en los 80’s todo lo que tienes en tu celular.

Hay que escribirle artículos a los millenials para que sepan como era el planeta antes de que se sintieran dueños de él…si, ellos creen que las cosas que existen en sus celulares nunca tuvieron un origen ochentero y ni sospechaban que sus papases las usaban de otra manera. Hay un Meme por la red que te expone todas las cosas que la avanzada tecnología ha hecho incluir en tu celular, tantas cosas que no son del teléfono y que impensablemente harían que en los 80’s tu celular resultase caro y empezamos…

El despertador

Cada mañana este aparato te gritaba en el oído izquierdo, chéchere tan mal comprado que no creo que alguien en su vida lo haya adquirido contento de gastarse el dinero en él. Aunque te desesperabas con ganas de tirarlo al suelo como en las películas lo necesitabas para mañanear. Pero hoy lo tienes en el celular, despertándote con tu canción favorita cada día, tanto que se le llega a quitar lo dulce de tantas forzados despertamientos. Así que qué es peor que tu mujer o tu mamá rompiéndose la garganta para sacarte de las sábanas, ellas o tu esmarfon.

Cámara fotográfica, con rollos de película y los revelados.

Sí, también existía la incoherente posición vertical.

Si señores, existió una clásica camarita Kodak y sus respectivos rollos fuji de 22mm, con una resolución más horrible que la del peor Nokia del 2000 y todo el mundo feliz con sus fotos llenas de granitos. En esos días existían álbumes fotográficos con fotos reveladas de verdad. Reveladas significa, que las imprimían de una forma especial, no que eran rebeldes. La gente eran los únicos sujetos para tomarles fotos, nada de paisajes a menos que fueses turista y apreciases realmente la fotografía, porque nadie intentaba ser fotógrafo, eso de hacer fotografía era carísimo. Luego vinieron las cámaras digitales y empezó la vaina, pero seguían siendo caras si querías calidad. Hoy día la tienes en tu celular con mejores megapixeles, aunque eso sea un embuste, porque profesionalmente nítidas sus fotos no lo son, pero tenemos fotos para lo que queramos, aunque tristemente no las tengamos en un añorado y apreciado foto-album, donde las podías tocas, apreciar y recordar con más aprecio. ¡Sniff!

La agenda.

Y a la izquierda espacio para los contactos de Whatsapp.

Llevar una agenda por la calle hacía que las personas te observaran como un man organizado, con una meta y ese cuaderno te daba estatus de emprendedor. Tenías control de tu vida. Hoy día la agenda que está en tu celular te hace esa asistencia, y apuntas cualquier pendejada que incluso olvidarías en tu memoria de corto plazo. Por culpa de esta, la del celular la que te regalan en el trabajo quedó en el mismo olvido que un directorio telefónico vencido.

La Camcorder.

Paréntesis— un chéchere para usar tu celular como una antigua camcorder.

Añales atrás nos vendieron la idea de que si la comprabas tendrías imagenes familiares como nunca para toda la vida y que de paso podrías verlas indefinidamente en tu VHS. Que papá iba a usarla para documentar los viajes familiares, pero al final la camcorder quedaban en manos de los chiquillos grabando pendejadas en patinetas. La tecnología avanza y el camcorder que grababa en cintas de VHS se hizo obsoleto y tu tienes cámara en tu celular. Hoy día los celulares graban y todas las pendejadas que grabamos son “especiales”, y pensar que cuando eramos pelaitos sólo jugabamos a hacerle caritas a la camcorder. Qué tiempos.

¿Dónde estoy?

Perderse y no tener un mapa exigía una destreza social con tintes de investigador y si eras turista tener malicia. Hoy Waze y cualquier Activación del GPS de tu celular te resuelven cual ave migratoria. El mundo es tuyo y te ahorras el guía turístico y con alguna otra app el traductor.

El reloj.

Es tan simplón decirlo, pero es cierto. El reloj es hoy día sólo un artículo de moda, o sea brazaletes que brillan con un “reloj de pared” (descripción millenial) incrustado como decoración y apto para personas viejas que dependen del minuto y del estilo, por supuesto.

La calculadora.

La de tu celular no será científica, por eso Casio aún existe vendiendo las suyas, pero están presentes en todo celular. Quien no extraña hundir esos botoncitos de cauchito que apretaste por última vez en la clase de contabilidad.

Libros.

Aproximadamente, si viajas mucho en avión, si odias los tranques y en fín si te gusta leer te bajas tu libro versión digital en pdf y a desconectarte del mundo. Suena bien, pues no. Es el único artículo que se niega a ser parte de tu celular. Es duro de cambiar, ya que los lectores prefieren siempre el tacto con su papel.

El grabador de voz.

Ultimamente me da verguencita ajena ver a los periodistas reportando sus entrevistas con un celular usando el grabador de voz que hay entre sus apps. Pero es innegable, los periodistas han reemplazado las grabadoras de mini cassetes y las últimas digitales por la grabadora del celular.

Ir al Banco, pagar a la gente.

Esto es más por el internet, ya que el data del celular te permite navegar en línea y hacer transacciones. Que simple me salió este párrafo, cero filas y pieses inquietos y caras largas y hablar del clima con el man del taxi rumbo al banco. Pero si le debes plata al hindú procura no tenerlo en tu whatsapp.

El Walkman y una tanda de 12 de cassettes.

Qué fácil es escuchar música portátil hoy día, tanto que nos molesta la idea de pagar 0.99 centavos por un track en Itunes o Spotify cuando no nos dolía comprarnos cassettes hasta por 12 dólares cada uno. Claro tenían las letras y fotos de tus artistas y celebrabas que tenías un cassette original. ¿No que era divertido? Sí, pero hoy día escuchas lo que quieras y a la hora que quieras, siempre que un compañero te pase la canción por bluetooth. El mp3…¿Eso que es? Ah ya me recuerdo.

Y en mención honorífica, la radio.

Aunque no lo creas, esta es la única parte del pasado que no ha cambiado, siguen existiendo emisoras tanto análogas como digitales y su sonido es superior al que escuchabas. Pero tienen el mismo modus operandi en tu celular. Para lograr señal debes usar el audífono como antena, tan linda es la radio del celular que nos viene cn esa mania de alargar el audífono para captar mejor la señal.

¡Se nos olvidaba! el VHS, no mejor vámonos al Cable TV.

Sumándole al VHS las películas entre 1 y 3 dólares anuales por los fines de semana, serían como 12 dólares en películas al mes y serían $150 dolares al año, o sea $450 dólares al año sólo para ver películas. Más caro que el cable y si tienes cable ver puros deportes y tonterías por el mal menu. Vámonos al celular con data, algo así como $150.00 en data al año. Sale más barato al año que ambas opciones, pero sacrificamos la comodidad de la casa, el sonido envolvente y el relax. Así que el celular sólo te sirve para ver videos y…

Videojuegos  y Gratis.

Y pensar que los Gameboys eran la pifia. Tenerlo te hacía geek y te sentias especial, algo así como yeyesoide. Los videojuegos antes te costaban, pero hoy existen para los que lo aman todo gratis, bajan demos o sólo se compran un par en Google play.

En resumen hay tanto gadget ochentero metido en tu celular que usarlos siempre tendrán un sólo inconveniente, uno nada más…el sonido de los mensajes de whatsapp que interrumpirá cualquier app que estés usando en ese momento. Un celular es en sí es un Smartphone (teléfono avispado, vivo, alerta, pendiente…inteligente, pero creo que inteligentes sólo los que le metieron todas esas cosas dentro.) Porque cuánta gente bruta sabe usarlo, millones :D.

Sumando y restando tenemos que todo lo que está metido en tu celular si estuviesemos en los 80’s haría que tu celular costase como $1,198.95 dólares. ¡Wao! Y así te quejas de los Iphones teniendo tu Huawei, LG o Samsung con Android. En tanto es lo que realmente valdría tu celular en el mercado ochentero, pero la tecnología, la demanda y la mano de obra superbarata que los fabrica (China), hacen que tu celular cueste tan bajo como $130.00. Así es la maravilla del comercio de la tecnología digital, que incluso cambió las formas de comportarnos hoy día con esas mismas cosas con que convivíamos en los 80’s ¡Chao pufffff!

1192 Visitas 2 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook26

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top