Descubre por qué el Escarabajo es el Auto más amado de la historia

Descubre por qué el Escarabajo es el Auto más amado de la historia

Este artículo se lo dedicaremos al Beetle, aquel Volkswagen que aún hoy día mantiene sus formas originales, el auto que cada nueva generación descubre y ama y empezamos con la historia. El escarabajo nació después de la primera guerra mundial, diría la guerra Europea, porque sólo se dió entre países de ese continente. Cuando se acabó aquella guerra la economía de Alemania se encontraba tan debilitada como la de todos los demas países que participaron en el conflicto. En los días del año 1933 Ferdinand Porsche había diseñado un auto económico para el uso popular en Alemania, pero nadie creía en su proyecto, hasta que llegó a manos de Adolf Hitler, el Führer quién se interesó por él en miras de que el pueblo tuviese un auto popular y económico, lo aprobó y aquel auto empezó a fabricarse en un poblado llamado Wolfsburg que creció debido al Beetle, desarrollando aquella región hasta transformarla en una ciudad en 1938.

El führer frente al primer modelo VW con ventanas Pretzels, nombrada así por los confites.

Al romper la segunda guerra mundial los planes de hacer estos autos para los civiles se cambiaron y los Volkies tuvieron que entrar a la guerra porque su motor podía funcionar a bajas temperaturas en los intentos de incursión a territorios fríos. Al terminar la guerra y Hitler desaparecer del mapa los ingleses se apoderaron de lo que quedó de la fábrica, reacondicionandola y produciendo casi 30,000 Vochos ingleses, pero en 1948 los alemanes recuperaron el Vocho y continuaron fabricando el modelo mejorándolo para hacerlo más económico.

Llegó a tener tal aceptación en tantas partes del mundo que varios países desde Brasil hasta Sudáfrica tuvieron que montar sus propias fábricas para abastecerse, como México, donde el Volkie ya parecía parte del paisaje nacional. En julio de 1974 se fabricó el último Escarabajo en la planta de Wolfsburg y el 19 de enero de 1978 salía de la planta de Emden el último Volkswagen Escarabajo ‘Made in Germany’.

El resto es ya historia, el Vocho se fabricaba en todas partes del mundo y para América latina México relanzó nuestro VolksWagen en 1995 vendiéndose en Panamá A través de Consúltenos S.A. Paramos de contar porque vamos a contar la historia de porqué el Vocho para nosotros es el auto más amado de la historia.

La cosa empezó en los 60’s

Woodstock, medio millón de personas y miriadas de Vochos.

Esta fue la década que hizo del Volkie una mascota. No era un auto, era otro familiar más y se convirtió en el vehículo del movimiento Hippie ya que encajaba con su doctrina de vida simplista y natural de los hippies siéndoles útil porque era económico y podía ser reparado por cualquier persona sin tanto conocimiento de mecánica lo que lo hacía ideal para movilizarse a espaldas del capitalismo de consumo, en sí el Vocho era un auto reciclable y duradero. Así fue como el Volkswagen empezó a convertirse en un fenómeno cultural llegando al cine y la TV.

Herbie – The Love Bug (1968)

De esta cultura surgió el amor por los buggies, Vochos y Vans y se popularizaron tanto en el cine como en los dibujos animados protagonizando uno una película de Disney. Este tenía mente, conciencia propia y hasta sentimientos, llamándosele equivocadamente Cupido Motorizado (The Love Bug) el nombre en inglés de la película, ya que estaba enamorado de una Lancia Scorpion. Se hicieron 5 películas, la última con Lindsey Lohan la cual es la única que esta generación conoce.

Batfink (1966-1967)

El auto no fue el personaje principal, pero siempre estuvo en cada episodio de este cartoon. Se trataba de un Volkswagen rosado con bati-alas de murciélago porque el superhéroe era un murciélago que emulaba a Batman, pero con poderes murcielageños. A Batfink le acompañaba Karate, un corpulento japonés que impartía golpes a los matones, cual Kato del avispón verde. Se estrenó el mismo año que el Batman de Adam West y El avispón Verde de Bruce Lee.

Speed Buggy – El Buggy SuperVeloz (1973-1975)

Para quienes conocemos todas las cómicas de Hanna-Barbera y no conocemos esta pecamos y nos vamos al infierno. Con el éxito de Herbie, Hanna-Barbera quizo con un Buggy lograr lo mismo que con Scooby-Doo, duplicando la fórmula, pero con un auto vivo que hablaba en lugar de un perro. Sin tanto misterio este carrito hacía lo mismo que Herbie, competir en carreras alrededor del mundo y en esa faena se encontraba con casos delictivos y policiacos de detectives parecidos a los de Scooby y que estos tres muchachos resolvían. Yo adoraba la animación y las expresiones de este Bicho motorizado.

WonderBug (1976-1977)

También inspirado en Herbie apareció un carrito de arena o buggy playero, como sea. Originalmente los fabricaba una empresa que ponía sus carrocerías de fibra de vidrio sobre chasies de Volkswagens por lo que el motor también era Volko. El personaje de esta serie sabatina era una especie de chatarra zombie que 3 muchachos encontraron y adoptaron. El carrito al sonar de una corneta o tronera se transformaba en un brillante y escarchado Buggy de arena en color tornasol naranja, con ruedas anchas y gigantes, sus ojos se movían y medio que hablaba con la defensa chueca y hasta volaba entre las nubes. Toda esta brujería para mantener a estos chiquillos setenteros fuera de los constantes e inocentes problemas en los que se metían, le llamaban Buggy Buggy.

Bumblebee – Transformers (1984-1987)

Lo que un día fueron juguetes hechos en japón de autos que tomaban forma de robots llegó a América en forma de licencia y Hasbro la fabricante de juguetes inició una cultura popular por los robots que luchan entre sí por mantener la paz…¿de la tierra? Para ello crearon una historia para hacer una cómica con estos  Juguetes japoneses. Entre esos personajes robots estaba Bumblebee un autobot amarillo que en modo furtivo se transformaba en un Volkswagen. Era el amigo inseparable de Sam, era como el Uber de ese muchacho. Era el más joven robot de la camada, una especie de Robin de Batman junto a Optimus Prime.

Un Vocho Humanista

José “Pepe” Mujica es considerado el presidente más humilde del mundo, por su vida austera y sobre todo por el auto que posee. Un Volkswagen 1200 de 1987 que compró de segunda en 2004. Montado en él abandonó su mandato presidencial para luego hacerlo parte de su vida cotidiana, manejándolo, llevando a los extraños que le piden aventón y asistiendo en él a exposiciones de autos Vochos de los cuales él también es aficionado. Rehusó una oferta de un millón de dólares para venderlo, lo cual hace que aquel auto sea automáticamente el vocho más caro del mundo. Fue el único bien que declaró Mujica en el año que salió de la presidencia. Hasta la fecha no existe un auto común más famoso que este celeste Vocho.

Vochos en la historia panameña

A mediados de los 70’s la policía nacional usaba Volkswagens Brasileños para componer las unidades dedicadas a administrar el tránsito vehicular. Eran de color crema, con marcas rojas. En el techo portaban sirenas dobles y un altavoz central. Estos eran los que ponían boletas a los infractores. Los uniformados vestían de gris y en la cabeza tambien un sombrero como el de los guardabosques del oso Yogi, que llevaban una cuerda entrelazada en color metálico. El pantalón era gris y tenía una larga línea negras en ambos costados. Como Ven el Vocho también formó parte de nuestra historia institucional. Hasta aquí ponemos el amor por los vochos en la historia y damos paso a un arte que hice en acuarela de un Vocho amarillo que es la adoración de su dueña, a la cual no le he dicho que lo pinté, que se lo digan de sorpresa, me robé la foto para pintarlo, ya que la composición y encuadre eran demasiado buenos.

Acuarela de un Vocho aventurero

Primera vez que hago una acuarela en un tamaño tan grande, si ven mis acuarelas no pasaban del tamaño ligeramente más pequeño que el de abajo.

Aquí empieza todo, con el dibujo a lápiz de los contornos, camino, mar, montañas y Beettle.

El camino sobre el cual rueda el Vocho es de tierra y para crearle efectos de rocas y piedrecillas se usa una brocha humedecida en color y se va pringando el papel de gotas y manchas…

Queda de esta forma, lleno de goterones de agua coloreada.

La dejamos secar un poco para que los pigmentos se queden en el papel y con papel higiénico vamos limpiando los excesos de agua…

Después de pintar todo el paisaje empecé a ponerle tonalidades de amarillo al Vocho…

Terminé la acuarela haciendo los detalles que le faltaban al Vocho que va directo a la playa con dos tablas de surf sobre el techo…

Como siempre las cámaras canallas que uso no dejan crédito al acabado real de la acuarela, en persona se ve muchísimo mejor. Como siempre, hacemos arte y cultura aquí en HeragTV.

618 Visitas 3 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook
Facebook
0

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top