Descubre qué políticos panameños podrían ser psicópatas.

Descubre qué políticos panameños podrían ser psicópatas.

En la historia siempre se nos ha enseñado que los malos son los dictadores, que están locos y que no tienen alma. Que la política se hace para que gane el mejor, o que tenemos el gobierno que merecemos y tantas otras creencias. Incluso los políticos piensan -si existen políticos con ese pensamiento- que la pobreza, la poca cultura y la falta de aspiraciones en el pueblo es un asunto de etnias y es parte de la forma de ser del pueblo. Los europeos modernos dicen que tenemos todo lo que ellos no tienen y que deberíamos ser un país rico, pero…existe la corrupción y detrás de mucha de ella existen también los políticos corruptos y mientras más arriba suben en poder más psicópatas se dice que son. ¿Será cierto que Panamá está manejado por psicópatas? ¿Si es así desde cuando? Miremos un poco de nuestra historia patria para entender este análisis.

Los próceres y la carrera política

En Grecia la democracia funcionaba bajo los estadistas que junto a filósofos y hombres de ciencia manejaban el estado griego, la mayoría mandaba y el político trabajaba para el beneficio de las masas. ¿Sus labores eran de carrera política? No, porque si lo fuesen serían profesionales de la política y las profesiones existen para trabajar y obtener beneficios personales.


Si miramos los años en que se creó esta república podemos decir que todos los próceres fueron políticos, pero visionarios, porque sin desviarse de las metas populares crearon todo tipo de proyectos para fundar la nueva república y eso es una verdadera misión política, no una carrera. En la foto: José Agustín Arango, Manuel Amador Guerrero y Federico Boyd. De pie,Nicanor A. De Obarrio, Manuel espinosa B., Carlos Constantino Arosemena, Tomás y Ricardo Arias.

Adiós próceres, llegó la competencia política comercial.

Esas carreras se convirtieron en bandos políticos que velaban por competir en mejorar el país, prometiendo traernos muchos beneficios en el camino, pero este sistema nunca ha dado frutos contundentes al pueblo, aún hoy en 2018. Lo que parecía ser una competencia saludable y humana se transformó en una competencia comercial. La forma en que funciona la competencia política la podemos comparar con la competencia comercial actual de…por ejemplo las telefónicas.


Ellas deberían darnos planes baratos como en otros países, pero todas en conjunto tienen un monopolio de servicios donde estamos acondicionados al juego de sus planes móviles. Aunque creamos que existe tal competencia, es sólo en hipótesis, todas se benefician. Y el gobierno las protege simplemente con mantener esos estándares de precios al no hacer nada y en otros casos activamente. Recordémos como el fracaso de los sistemas de internet Wipet donde Martinelli hizo al gobierno cliente de esta empresa para que no se fuese a la bancarrota. Así funciona la corrupción, protegiendo primero a los empresarios a expensas de los consumidores y en la política es exactamente lo mismo, no nos dan los suficientes beneficios manteniéndonos en un sistema social de desigualdades.

El juego es mantener el sistema político por lo tanto el pueblo es un recurso material para sus objetivos. Este renglón lo conocemos bien, pero hay que entender que podríamos estar gobernados por psicópatas y lo explicaremos desde los próximos renglones en adelante.

La corrupción existe porque siempre nos manda la misma gente, entre ellos psicópatas.

Lenin y el socialismo, y los oligarcas también nacieron en Grecia, quien entiende.

El político psicópata panameño existe desde principios del siglo pasado, sobre todo actuando desde dentro de nuestra política de descendencia criolla, creada sobre el poder y la dominación en la administración de las colonias españolas en las nuevas repúblicas. Sus descendientes crearon su propio submundo de clases versus el pueblo conquistado en su mayoría esclavos e indígenas. Los políticos de principios de república eran acendados, y sus descendientes permanecen hasta hoy como dueños de las empresas privadas, quienes se fueron dando cuenta de que hacían más dinero sin riesgos en la competencia comercial usando el poder en el gobierno, los impuestos y el comercio extranjero en nuestro país, por esto la corrupción es la forma fácil de “ganar” dinero. Y como respuesta y protesta popular contra este sistema se dio el surgimiento de las dictaduras y los movimientos socialistas que al final terminan siendo igual a sus contrarios, con una peculiaridad en el chavismo que se autodestruyó eliminando el comercio privado. Por eso el concepto de la palabra “pueblo” en las campañas está en sobreuso.

La relación entre los políticos y la manipulación de masas

Hay una fórmula ganadora que hemos experimentado en nuestros gobiernos bajo diferentes democracias y empieza con Mireya Moscoso, viuda de Arnulfo Arias, mujer impuesta líder por representar un pasado de luchas, donde la facción arnulfista buscaba dominar en un terreno que poco importa incluso hoy a los políticos, el de la inclusión social de los panameños, aquel estadista impuso doctrinas sociales y administrativas revolucionarias, o sea que ningún gobierno anterior al del doctor Arnulfo Arias Madrid hacia énfasis en la participación de las masas para crear cambios sociales, y este legado benefició la candidatura de Mireya Moscoso en aquel futuro muy lejano al arnulfismo original.

Martin Torrijos, la figura del general y su sangre alimentaron a un pueblo que quería creer en la seguridad de ser representados por una especie de talisman imaginario en su figura.
Ricardo Martinelli, el no llegó con ideologías, sino con una propuesta de gobierno tipo Robin Hood y nos manipuló desde el lado social, convirtiéndose en un actor que entraba en contacto directo con la población, método fácil ya que en sus inicios estuvo naturalmente en contacto con la gente del pueblo debido a su cadena de supermercados.

Con estas 3 figuras resumimos que siempre hay una causa emocional que nos hace votar por los políticos y una es su carisma, lenguaje común, y empatía prefabricada por el mercadeo que hace acceder a los votantes menos críticos políticamente a darles su voto usando elecciones más pasionales que lógicas.

El político psicópata, sus características

Volvamos al político corrupto que guardan el mismo diagnóstico que poseen los psicópatas, o sea que son una especie de depredadores sociales y lo explicaremos aquí. Primera característica de un político psicópata.

Falsa empatía

Tienen la incapacidad de sentir empatía por el público votante, más son diestros encajando en el comportamiento de los demás, ya que son expertos en camuflajearse socialmente y crear una empatía falsa. Los políticos que nos gobiernan tienen una trayectoria de ser empresarios, lo que los hace conocer con mayor facilidad el comportamiento humano. Por esta característica especial, entendemos por que mientras más extrovertido un candidato político es, más es aceptado por las mayorías, en los debates políticos ganan, porque dicen lo que quiere escuchar el pueblo y los políticos con más enfásis en un comportamiento cuerdo y equilibrado son los menos electos.

Carecen de miedo y son impulsivos

Ser líder, presidente o dictador es una misión llena de responsabilidades que en casos extremos exigen decisiones drásticas. Un dictador actúa en función de sus propios principios, pero un presidente, obligadamente en función de favores comerciales y lo correcto depende de su grupo de asesores, quienes velan por el mismo principio, el beneficio comercial. La búsqueda del poder los lleva a tomar riezgos -y aquí hay que hablar de partidos y su sobrevivencia política- estableciendo vínculos peligrosos, a través de sus bancos y con sociedades oscuras como la del narcotráfico y aquí cuenta la impulsividad por el poder, cualquier recurso es válido y a su resultado le llamamos “corrupción”, el resultado de las habilidades creadas por ellos para incurrir en peculado al estado, de modo que su impulsividad siempre logra frutos seguros.

Los Psicópatas no tienen control de sus impulsos básicos

Hablamos de sexo y por tal de como los escándalos relacionados a la moral tiene déficit en nuestros gobernantes, sobresaliendo algunos ejemplos combinados con egocentrismo público. Podemos recordar el caso de una oficina escondida dentro de la asamblea legislativa destinada y acondicionada para su uso como lugar de ocasión. Cama, baño, cable y música de ambiente. Demasiado para sólo descansar en las sesiones extraordinarias.

Son ególatras y vanidosos

Katleen Levy, Chello Galvez, Javier “Patacón” Ortega, Alma Cortéz, son algunos de los políticos que dan de que hablar en un terreno no político.

Los psicópatas tienen un exagerado sentido del autoestima que raya en un ego muy elevado. Aparecen en los medios de comunicación con propósitos muy diferentes a los tradicionales, que son informar, exponer problemas, cabildear asuntos nacionales. Los medios les han transformado en celebridades y se comportan más como estas y actúan más como tal, que como políticos con responsabilidades ante la opinión pública.

Esto fue creado por los canales de televisión, como por ejemplo La Cáscara que abordaba a los políticos desde un lado humorista y humano haciéndoles sentirse celebridades y no funcionarios. Desde entonces el vulgo y la actitud campechana exagerada ha sido utilizada por algunos candidatos para lograr este tipo de afinidad con el pueblo. Los programas de noticias incluyeron segmentos parecidos a La Cáscara en su contenido y el político panameño sin créditos y actitud de vulgo sobresalió como celebridad por encima del uso de la razón y la asamblea legislativa se ha convertido en un salón de celebridades, donde los diputados más ególatras han logrado un estatus de estrella, muy acordes a una personalidad psicopática.

No sufren de sentimientos de culpa

Disturbios entre indígenas y el cuerpo antidisturbios en Cerro colorado, 2012, tres muertos. Policía Nacional Bajo la dirección de Raúl Mulino.

Generalmente los psicópatas no sufren por las consecuencias de sus actos, a través de los cuales adquieren el poder. Uno de los escenarios que la historia antigua cuenta es la necesidad de líderes psicópatas para proteger sus naciones, por lo que el genocidio era parte crucial para la seguridad de sus pueblos ante los enemigos, sólo véase La Biblia y los hebreos asesinando a niños y mujeres de otras tribus. En tanto matar eran un bien y un mal al mismo tiempo. Pero en la sociedad moderna no necesitamos líderes psicópatas, necesitamos progreso y líderes inteligentes que busquen minimizar la barbarie causada por conflictos humanos.

Hay mucha violación de los derechos no sólo en gobiernos de dictaduras, sino en gobiernos democráticos. La policía también tiene psicópatas en sus estamentos y la corrupción esta bien permeada. La responsabilidad por la muerte de indígenas en su derecho ha sido un tema minimizado, la corrupción de sus líderes también. La utilización de la policía para proteger los gobiernos corruptos. En fín como es un sistema, nadie se siente culpable, de muertes, ineficiencia, burocracia, botellas, desfalco, ineficiencia médica, deficiencia educativa y falta de desarrollo que en conjunto producen más muertes indirectas que un estado dictatorial. No hay culpas y el político panameño está convencido que todo se debe a la culpa del pueblo, un obstáculo grande para la efectiva ayuda social.

No sufren de ansiedad

Una de las habilidades de los políticos es su capacidad de control y frialdad ante situaciones comprometedoras. Sabemos muy bien sobre el uso de la demagogia, lenguaje político con que intentan confundir a la prensa incisiva. Tenemos el caso de la periodista Jenny Pérez para la Deutsche Welle quien entrevistó al presidente Varela, sus gestos, ante la realidad aplastante de las preguntas de la periodista expresaba mucho del control y frialdad de los políticos al enfrentar una verdad intentando tapar la realidad de las preguntas.

Usan la violencia, tanto verbal como física

El escenario violento en que se ha convertido la asamblea varias veces ya es de suma digestión. Pero el solucionar confrontaciones, o verse en desventaja es una de las actitudes más comunes de los políticos psicópatas. Recordemos a Bobby Velásquez que le iba a romper las piernas a José Luis Fábrega. La trifulca de Chito Montenegro y Weeden, Weeden amenazando físicamente a Ubaldo Davis. Zulai y Levy, para añadir.

Se creen sus propias realidades y viven en función de ellas

Entre los políticos que usan y abusan de su propia realidad tenemos a Tito Afú, Javier Ortega y Chello Gálvez para replicar. Quienes viven una realidad alterna muy personal. Ante la abundancia de problemas sociales, sus puntos de vista distan de la realidad. O sea, viven en un mundo muy paralelo en referencia a la sociedad.

Son muy materialistas

Ernesto Pérez Balladares en su Porsche rojo y la mansión que le devolverán a Carlos Jaén Guardia.

En esta descripción podemos incluir perfectamente al psicópata político. La motivación que tienen detrás de sus intereses políticos es el conseguir bienes materiales para disfrutarlos. Lo mismo ocurre con los líderes evangélicos, que bendicen autos, casas, y jets privados; con los capos de los carteles, que destruyen fríamente su sociedad para brindarse vidas exageradamente lujosas. Para lograrlo le prometen al pueblo ayuda con planes de gobierno. Pablo Escobar, por ejemplo, alimentó su comunidad de bienestar material. Torrijos creó el Paternalismo nacional y Varela esta regalando dinero al pueblo con subsidios sin sentido, sin contar si el pueblo se hace competitivo hacia el futuro. El desarrollo y el intelecto no son interés de los políticos, sino el desarrollo capitalista y el socialista materialista. Además aman la práctica del capitalismo, que lleva la competencia y la explotación elevada de los bienes materiales, como los de las empresas creadas por ellos para hacer que el país crezca en consumo y no en estructuras sociales.

No hay diferencias sociales

Los sicopatas políticos pueden nacer en cualquier nivel económico, su enfermedad es un trastorno de la personalidad, por lo que comprendemos que pueden salir de un hogar sano, incluso de ambientes religiosos, por lo que se resuelve que la corrupción en ellos es el resultado de una carencia de moral y pueden serlo tanto hombres como mujeres.

Son paranoides

Sufren de sentido de persecusión, ya que siempre están protegiéndose inconscientemente de sus actos. Noriega fortificó casi cuatro cuadras de la sede de la policía nacional en su megalomanía de hacer de un país un ejército para protegerse de los narcos. La asamblea legislativa fue totalmente fortíficada desde que entramos en “democracia”. Pensemos en Maduro y Chávez, que siempre sufrían de golpes de estado imaginarios.

Su carisma no proviene de sí mismos, sino de nosotros.

El carisma es una cualidad natural que tienen muchas personas, ejemplo, los comediantes, los artistas, los actores, quienes a través de las emociones nos comunican humor o sensibilidad. Pero el político psicópata carece de ello, no tiene conexión humana, por lo tanto saben imitar empatía con las personas a través del mimetismo. Si nos damos cuenta son malos para el humor, como todos los dictadores. Nuestro presidente no ha dicho un sólo chiste en lo que va de su mandato y Noriega se reía de sus propios intentos de chiste lo que me recuerda a Chávez y Maduro, quien ha querido heredar la fórmula de empatía de su líder. El único tipo de humor que comprenden es en favor del ego competitivo.

Aman el poder

La mayor debilidad del político sicópata es el amor por el poder. Ser funcionarios públicos, cumplir con su labor y salir de su periodo no es suficiente para ellos. Igual a las dictaduras, la constante reelección los hace acondicionarse a esa realidad y como Chello Galvez, Javier Ortega, para ejemplo, no imaginamos que otra realidad tuviesen si no se reeligieran. Péres Balladares al intentar con el referéndum mantener la perpetuidad de un político como presidente. De hecho las profesiones donde se esconden los psicópatas son posiciones de poder como la medicina, las leyes, la policía y la banca.

Los sistemas de gobierno son psicopáticos

La democracia es un sistema político donde hay tres poderes que mantienen el poder en balance, legislativo, ejecutivo y el judicial. La corrupción es real y si entendemos y nos preguntamos, por que no ha habido políticos presos hasta este periodo. Antes de la presidencia de Martinelli, la razón por la que no habían políticos presos era porque todos los políticos, tanto del gobierno como de oposición vivían robando alternadamente cada vez que subían al poder, por eso no se acusaban de corrupción y si lo hacían sabían que las investigaciones no procederían, el sistema ya estaba hecho, sólo había que quedar en el poder en la votaciones y todos participar de la papa. Martinelli al no pertenecer a ninguna de las dos facciones creo un partido político nuevo, el CD y al ser millonario por su propio esfuerzo no le debía favores a nadie, por esta razón los políticos corruptos de su gobierno son perseguidos por este gobierno, buscando eliminar su partido y volver al sistema acostumbrado.

Cuando reina la unanimidad…

Las leyes que se discuten en el pleno más diligentes para aprobarse son aquellas que autoprotegen constantemente a los diputados, leyes hechas para cubrirse en caso de ser acusados de corrupción, de recibir beneficios, la expansión del número de diputados a futuro, protección contra casos de corrupción ya pasados. La colocación de magistrados para protegerse de denuncias por corrupción a futuro. De hecho tenemos gobiernos psicopáticos con una estructura acondicionada para cubrir la corrupción muy refinada.

Sobre el 9 de enero y la concentración en la cinta costera


Centenares de sicópatas estan distribuídos dentro de la política de nuestro país, para ellos una marcha y acciones públicas del pueblo pondría en evidencia su miedo, el cual los psicópatas sienten para protegerse y su debilidad es atacar violentamente con la fuerza, sobre todo con una policía corrupta con la que no se puede mediar. Pero eso no ocurrirá, la corrupción es un tema mundial hoy día. A una marcha irían madres, padres, y gente jóven, con la conciencia real de estar viviendo en un sistema psicópatico de corrupción que ha dañado el bienestar de los panameños, un sistema que ha beneficiado a los psicópatas por lustros. Estamos en el año preelectoral y al gobierno no le conviene dañar su imagen pública, sobre todo ante la prensa internacional.

¿Por qué hay que ir a una concentración civil?

Para ello, un poco más de historia. Recordamos aquel  15 de abril de 1856, el incidente de la tajada de sandía que desató una lucha a muerte entre esbirros norteamericanos y panameños que defendieron nuestra dignidad como ciudadanos de nuestro país.

Escena que grafica los eventos del incidente de la tajada de sandía

Los panameños seguíamos con el resentimiento, ya que los norteamericanos nos habían prometido progreso a favor de las firmas de diferentes tratados y no cumplían. O sea que además del sentimiento civil también aumentaba el político y lo que ocurrió el 9 de enero de 1964, fue el quiebre de una cadena de eventos y no sólo los estudiantes , sino muchísimos panameños civiles defendieron nuestra soberanía, por lo tanto ese día no debe ser usado como una gesta absolutamente estudiantil, murieron hijos de panameños y los panameños salieron a defender a sus hijos.

Civiles, panameños que continuaron la lucha los siguientes dias al 9 de enero.

En la lucha contra la dictadura se dio otro escenario que necesitó que la sociedad civil despertara y los políticos de la época iniciaron una lucha y cambio contra la fuerza dictatorial de Manuel Antonio Noriega. El pueblo empezaba a defender su humanidad y se empezó una lucha patriótica efectuada por un pueblo realmente unido, aún con el liderazgo de la oposicion política, en esos años aún se tenía fé en la clase política y la política importaba a los jovenes.

Concentración civil, en 1989. La cruzada civilista nacional, panameños.

La novedad de aplicar nuestro propio poder.

Como vemos, no es una novedad, ya lo hemos hecho antes.  La corrupción es un tema mundial hoy día. Por tanto hay que desarticular la corrupción y tal acción sólo se puede lograr desde abajo, desde las masas, los realmente afectados de forma civil, ya que somos un poder anónimo para los psicópatas, para quienes somos sólo números en su camino hacia el poder. Podríamos empezar haciéndoles ver que no somos números, sino multitud, y las multitudes son humanas y la gente es la nación. Así que seamos nación, la única forma real política en que definitivamente podemos hacer cambiar el orden del sistema para hacer que los políticos psicópatas ya no ocupen los puestos donde se esconden para hacer de todo, menos patria.

…Ante cielos oscuros, un Panamá que se defiende inteligentemente!

1762 Visitas 2 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook24

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top