El aumento de salario y las razones sociales por las que nunca lo obtenemos.

El aumento de salario y las razones sociales por las que nunca lo obtenemos.

Yo me quejo, todos se quejan y entiendo cuando los obreros, doctores, profesores en sus gremios y sindicatos piden aumento. Nosotros…los que nos quejamos sólo cuando nos ponen un micrófono de un canal de noticias por delante decimos, hasta por inercia que todo está mal. Pero actualmente hay una tendencia de toda la fuerza obrera organizada en exigir aumentos de salario, mientras el resto de la fuerza de trabajo del país siente descontento por esta pelea, que viene de generaciones.

Modestia aparte los trabajadores del canal están siendo presa de los rumores de que quieren meterles personal extrangero y que no les dan un ambiente seguro al recortar el número de trabajadores en áreas de peligro arriezgando la vida del resto de los trabajadores en casos de problemas técnicos. Al parecer hay mano oscura en el asunto.

Pero, ¿Por qué ocurren exigencias de salario aisladas entre sí en la fuerza laboral en Panamá?

¿Porqué siempre todos estos grupos separadamente exigen por su posición de poder expresarse en huelgas, paros, cierres de calles siempre mejores salarios y nunca lo hacen unidos, sino por intereses sólo particulares a sí mismos? Porque detrás de esto siempre hay un componente político. Un único gran problema está del otro extremo de la mesa, el gobierno y la administración corrupta de la política dentro de todos estos engranajes gubernamentales. ¿Y por qué si todos estamos quejándonos sin pertenecer a sindicatos no ocurre una verdadera unión al momento de exigir que todos los salarios mejoren? Veremos.

¿Porqué todo interés por exigir se centra siempre en los salarios?

Hay tantos temas que nos aquejan, como el seguro, el transporte, la canasta básica, etc. Pero paradógicamente nos quejamos del salario únicamente, esto ocurre porque somos un país de servicios y nuestra especialidad es brindar servicios y hemos enfocado nuestras destrezas a servir como unidades separadas debido a la forma en que se nos educó en el colegio, aprendiendo la busqueda de logros individuales alimentadas por aquellos procesos de enseñanza.

¿Por qué digo procesos de enseñanza?

Porque mucho de lo que hemos aprendido en la escuela se aplicó enfocándonos más en las matemáticas, ciencias y ortografía para el servicio profesional, aspectos mecánicos de la enseñanza, más fueron deficientes el humanismo, el pensamiento intelectual y la cooperación. Sobre todo la sobre-exaltación competitiva de los deportes en educación física, que en el nombre lleva más implícito el deporte físico que la educación y salud física en sí. Todo esto en suma crea competencia e individualismo y al final una carrera por obtener objetos de consumo personales creando los patrones de las sociedades de consumo.

Si la filosofía de la vida es el constante aprendizaje, nosotros como pueblo carecemos de ese plus. Debido a la idea práctica de obtener un trabajo en donde limitemos nuestro desempeño sólo en nuestra área de funciones, intención que ocurre en diferentes niveles de desempeño. Principalmente en el más básico de todos, la atención al cliente.

La atención al cliente

El cliente no es un sólo cliente, son diferentes personas con diversas personalidades que esperan un entendimiento efectivo con un representante de ventas, por tanto el talento en la venta es primordial. Como panameños trabajamos en diferentes puestos de atención al cliente y la clientela es tanto nacional como extranjera y carecemos de muchas habilidades para entender la diversa naturaleza de los clientes, ya que no podemos improvizar por la limitación consciente con que ejecutamos nuestros trabajos.

En los Call Centers existe el ejemplo dinámico del conocimiento básico del producto y quien atiende al cliente debe comprender y dominar. En los colegios se nos enseño a no prescindir de la necesidad de conocimiento, y saber un poco más no es prioridad. Sólo tenemos atención para lo que se nos exige vender, estas son las desventajas de pensar como país de servicio, porque nuestra educación se encaminó al consumo igualmente, por tanto vivimos dentro del ciclo de compra y venta, lo que nos lleva a mentalmente sólo exigir de los gobiernos salarios.

No nos exigimos condiciones para mejorar la calidad de nuestra educación luego de recibir un diploma. Una característica que deberían tener los gobiernos es estar compuestos de gente con más más sentido humanista que comercial, como de hecho esta plagado el sistema de gobierno, sólo de comerciantes e industriales que moldean las leyes sólo para beneficios empresariales, no de visionarios en el ámbito humanista y educativo.

Salarios vs visión cultural

El deficiente interés de ls gobiernos por mantener en auge la cultura. Teatro Nacional en decadencia.

Como vemos al terminar la escuela terminan los estudios, se empaquetan los intereses y muere la necesidad de conocimiento. La escuela fue una historia que quedó atrás junto a sus complicaciones, adiós a los laboratorios, las investigaciones y el conocimiento. De esta manera los panameños rechazamos toda intención de conocimiento e interés cultural posteriores, queremos un trabajo y un salario para obtener las cosas que en sentido comercial nos satisfagan y llenen nuestro sentido de la realización, pero sin un enriquecimiento cultural, el cual sí nos llevaría a comprender que somos más que consumidores egoistas en una sociedad que sólo se mide por su economía como valor, sin el valor de la cultura como activo.

Nos centramos en el salario como individuos porque la educación escolar nos enseñó más el individualismo que la cooperación. Tenemos el reciente ejemplo de Islandia cuya educación es inclusiva y no competitiva. No se compite por un resultado o promedio, sino por lograr la inclusión de los niños de manera social en cada tema o asignatura. De ahí derivan las luchas ganadas por sus ciudadanos como país, lo que ayudó a levantar la economía luego de fuertes casos de corrupción.

La falsa idealización del trabajo y el salario como identidad

“Somos lo que comemos”, dice un dicho y podría inventarse uno que reflejara una cualidad que el panameño da valor, “Soy lo que trabajo”. El rol del trabajo siempre nos ha dado plusvalía dentro de la fuerza laboral y lleva en sí títulos que abarcan un gran peso profesional, el que adquirido y ganado nos crea un autoestima especial y él la concordante importancia del salario en cifras.

Factores que han contribuido a la necesidad de mayor salario

Podríamos decir que el único factor es nuestro nuevo estilo de vida que exige un consumo mucho más feroz de bienes y recursos que en el siglo pasado. Es cierto que el trabajar incluye mayor gasto en alimentación y transporte principalmente, pero también comprendemos que el combustible y la forma en que se mueve la especulación de precios es una fuente principal para la necesidad del aumento salarial. Sube la gasolina y luego baja, mas el índice de precios no vuelve a bajar, las industrias locales mantienen de forma cómplice los precios de los productos y los servicios en el mercado, pero no varía el salario.

Por otra parte una realidad que no entendemos es que la gran cantidad de subsidios en educación, en proveer de ayuda social, en la electricidad y en el gas natural es un control que usan los gobiernos para no aumentar los salarios, además de servir como una acción positiva para la politiquería de los partidos y de los gobiernos para verse como actores de buena voluntad.

Gas, transporte, luz, becas universales, pagados con impuestos sólo beneficiosos en cultura, salud y educación.

Si de hecho no existiesen los subsidios el nivel de crudeza económica y descontento en la gente hiciese despertar acciones de protesta con mayor calado en la gente. Los tanques de gas, el medidor de luz, el dinero del subsidio escolar, el alto pasaje hiciesen accionar a la ciudadanía y hubiesen importantes protestas ocurriendo en el país por exigir mejores salarios a nivel nacional y se unirían diferentes gremios, de la educación, de la salud, de los medicos, de la construcción, menos la policía, ya que esta muy bien subvencionada bajo el cuidado de los últimos gobiernos mejorando sus salarios. A continuación explicaremos otros factores, unos irreversibles y otros alimentados desde hace tres décadas que hacen nuestros salarios deficientes.

La dependencia tecnológica

Por su naturaleza la tecnología ha hecho avanzar el mundo y todos los costos de investigación y desarrollo de productos a nivel mundial recaen permanentemente en el consumidor, la obsolescencia planeada, la renovación del consumo tecnológico, los nuevos hábitos de consumo en general se llevan buena parte de nuestros salarios, que normalmente deberían aumentar al mismo paso que el avance tecnológico en nuestros países latinos. El coste de la tecnología digital nos cuesta mucho más que en los países de primer mundo y Panamá es uno de los pocos países del área que consume altos índices de tecnología de uso personal.

La violencia e inseguridad social

Indirectamente la sensación de inseguridad ha creado maneras de emplear nuestros salarios en gastos necesarios para mantenernos seguros en nuestras actividades diarias. La necesidad de seguridad ha creado gastos que ayudados por la tecnología afianzan cubrir la inseguridad en robos, hurtos a la propiedad y a las personas. Gastos en reforzar nuestros hogares, ya que las barriadas no son seguras, abrir un seguro de vivienda obligatorio al comprar un inmueble, seguridad para nuestros hijos al mobilizarse al colegio en pago de transporte colegial, el colocarlos en un colegio seguro, alejado de las malas influencias y el exponerlos a situaciones de riesgo.

Casas obtenidas con trabajo, víctimas de hurto e inseguridad social

Comprar un automóvil para tener acceso a lugares de recreación donde el acceso es obligatorio en vehículo, porque la inseguridad rodea sus instalaciones, como los estadios, los parques y más lugares. Pagar a los bien cuidados esporádicos para añadir. Por motivos de seguridad muchas personas optan por comprar autos grandes. La inseguridad vial y la necesidad de diferentes tipos de seguros. Lo que nos lleva al punto de la seguridad social y como La caja del Seguro Social maneja su administración, deficientemente de modo que la salud también se incluye al buscar servicios alternos fuera de ella.

Como vemos hay diferentes situaciones que en conjunto hacen que necesitemos por obligación salarios más altos para amortiguar todos estos gastos que se dan y que no alcanzan efectivamente.

¿Existirá alguna forma de que los salarios sean justos?

Puente de las américas vía que ha conectado y hecho crecer en millones de balboas el país.

Con cultura, los países desarrollados tienen gran capacidad de explotar sus intereses y de hecho la cultura es un bien barato en forma de conocimiento, comprensión y expansión de la noción del mundo que nos rodea, mirando tanto atrás en el tiempo al informarnos del por qué de las injusticias que históricamente padecemos; el por qué del precio de nuestro trabajo y las dificultades burocráticas que evitan que mejoren, problemas que existen mucho antes del país caer en la actual ineficiencia generalizada. Tener mayor conocimiento nos hace más solidarios con las causas comunes que nos afectan, de modo que si nos salieramos de la cultura de consumo y adoptaramos una que alimente no nuestro tiempo de fines de semana, sino nuestra mente estaríamos más concientes de que tenemos roles para exigir los cambios que pedimos a los gobiernos.

Ciudad con estructura de primer mundo, salarios bajos

El pedir aumentos salariales de la forma en que se hacen, sólo por que afecta los intereses personales nunca ayudara a completar este propósito, ya que estamos separados por el consumismo egoista en que vivimos como individuos. Como prueba, las marchas anticorrupción que se han efectuado, que de ser exitosas hubiesen puesto a los políticos a sentir temor de perder aquel poder que ejercen periódicamente y por el que luchan para quedarse en cada periodo asegurando en sus puestos políticos que nuestras exigencias nunca logren tener éxito obstruyendo el avance de nuestras necesidades como lo es hacer cambios radicales en el salario. Más los individuos preferimos tener un día más de descanso para aliviar otro fin de semana más de entrequincena, para no gastar dinero, esta es nuestra realidad en Panamá.

853 Visitas 3 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook
Facebook
0

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top