El fenómeno histórico de la TV, visto desde los tiempos de tu abuelo.

El fenómeno histórico de la TV, visto desde los tiempos de tu abuelo.

Si hoy miras este artículo en una laptop o un Smartphone entenderás que la luz que entra a tus ojos es el resultado de más de un siglo de intentos por crear y atrapar imagenes que empezó de forma bien prehistórica en manos de hombres que no se detuvieron hasta crear los inventos que dieron origen a lo que hoy personalmente conocemos como Televisión.
Vamos a ir conociendo como era la gente antes y después de la TV, como la televisión modificó la educación, las costumbres y la forma en que la sociedad se fue amoldando en torno a este aparato, que más que la radio, iba cambiando la forma de ver su entorno de las personas, gentes y chiquillos cada vez que salía una nueva innovación tecnológica y como el mercadeo y no la ciencia nos aconsejaban sobre como aprovechar este invento llamado televisión. Este post no pretende ser un Wiki de datos, los datos están presentes para ajustar en el tiempo las  innovaciones que llegaban al consumidor y que iban haciendo cambiar, a través de este aparato llamado Televisor la forma de percibir el mundo de nuestros abuelos y abuelas hasta hoy.

Estamos en el año 1930, sólo para que se ubiquen.

En ese tiempo las estaciones de radio eran cosa común y las Televisoras empezaron a existir, mandando señales en hertzios al aire, o sea el wifi con que les llegaba la señal a los primeros televisores que se inventaron. Los televisores eran de madera, nada de plástico esa vaina no existía y los aparatos parecían gaveteros llenos de pifias por fuera. Como se veían inofensivos quien lo compraba ignoraba como funcionaba la letal máquina que había dentro de las vísceras de esa caja, porque sí metías la mano ahí, ni Tesla te salvaba.

En este modelo de televisorsonsón la pantalla era un foco largo y en forma de cono que desde su parte más angosta disparaba unos rayos llamados catódicos en forma de luz en su interior así a lo Mazinger Z hasta chocar contra la superficie más ancha del foco. Y todos los televisores del mundo siguieron usando un tubo así hasta 1999.

La forma en que la gente miraba las imagenes que salían del TV era bien falsa, o sea que el video te lo emitían al revés y boca p’arriba. Ell tubo del que estabamos hablando era tan largo que tenían que ponerlo mirando pa’rriba. Y todo para que la abuela no se molestara porque el televisor no cupiese en la sala, porque iba a chocar con el piano que ella tenía, así que el televisor lo hicieron para’o.

Y la vaina que veía tu abuela era una cosa así. (arriba) El TV tenía una tapa arriba donde le clavaron un simple espejo por la parte de adentro que reflejaba las imagenes que salián del tubo que miraba pa’rriba y que tenía un tamaño como el de una Tablet. Como era un tubo curvo las orillas de la imágen salían estiradas. Este al parecer fue el primer TV en colores; (sarcasmo) en verde pues.

Ahora, el TV sin espejo.

El TV de arriba ya estaba mejorando, le encogieron el tubo y lo pusieron mirando pa’l frente y todavía uno se quedaba preguntándose ¿Y por qué el mueble sigue siendo tan grande? Era porque lo que aún no sabían achicar eran las tripas del aparato y esos aparatos salían muy caros y para justificarle el precio los fabricantes preferían seguir metiéndolos en muebles grandes para que la gente pagara tranquila por más madera. Porque en esos años todo era grande, los carros, las casas y más etcéteras y si le vendías algo caro y chiquito la gente se iba a sentir congueada. Y en la publicidad ponían a mujeres a modelar frente a la mini-pantallita y tan incómodo era que la man tenía que treparse en una silla para alcanzar a ver los números de la lotería.

Ahí están los abuelitos mamándose el TV achicando los ojos para captar a distancia aquella pantalla de TV tan chiquita como un periódico. Fenómeno que se puede apreciar hoy cuando hay partido y más de 20 personas se aglomeran frente al televisorcito de la fonda de la tía.

1940, casa yeyé sin TV no era casa.

Y llegó la taquilla, toda familia quería una TV, pero sólo los adinerados podían pagarse una, y en E.U. había de a vaina 440.000 televisores, y si el abuelo quería tener uno a la fuerza no importaba sí empeñaba la vida, la cosa era el orgullo que sentía cuando los vecinos se daban cuenta que tenía uno y dejaba la ventana abierta por la noche para que los vecinos mirasen la centellente, intermitente y pululante luz del Televisor escaparse por al ventana al caer la tarde. Vaya plantillísmo.

Ya no era el vicio del alcohol, el tabaco y la radio lo que le robaba los sentidos a las personas, sino la televisión, que tenía a la familia yeyesónica bajo un colosal embrujo. Todo lo que salía de ese vidrio era magia, nadie era crítico, todos los programas eran entretenidos e interesantes, claro, no existían haters ni críticos de TV de ninguna clase. Las familias estaban felices porque se sentían unidas, el TV era un Dios. Lo bueno de la programación de esa era, la de los 40’s es que todos los programas eran altamente culturales y hasta obras de teatro se comían los pelaitos.

Por suerte los Televisores se fueron haciendo más grandes de pantalla y más chiquitos en tripas y los papás ya tenían menos miedo de dejar a sus hijos cerca del TV, porque habían unos que tenían miedo de que inventaran vainas y se electrocutaran. Ya se empezaban a ver estas caras de alelasón en los niños de la era. No soltaban ni la merienda por tener los ojos pegados al vidrio. Eso me da una resemblanza a la cara de la gente frente a los smartphones hoy día (sarcasmo).

Y así nació una leyenda casera. Que sí los niños se pegaban demasiado al televisor se les dañaría la vista y también que el televisor daba cáncer. Todo infundado, porque el sonido que traqueaba al encenderlo era bien extraterrestre, como de la dimensión desconocida. También a los pelaitos se les daba de recompensa ver las cómicas de los sábados en la mañana como los festivales de cartones, los llamados Looney Toons, no confundir con los reguetoneros, esa es otra cómica puertorriqueña aparte. A los chiquillos sólo se les permitía ver TV hasta las 7 de la noche, hora de recojerse a dormir. Que bonita era esa época, con chiquillos tan bien mandados gracias a la televisión, el mejor y más dulce método de persuasión para hacerlos obedecer después de la violenta y tenaz correa. Todos amaban la TV.

1950. La cosa no cambiaba mucho, sólo el tamaño.

¡Y boom llegó la miniaturización! Algo que sí cambió en este periodo era el tamaño de los televisores. Recuerdan el primer televisor y su supercajetón. Ahora se habían inventado el mismo tamaño de pantalla de los años 30 pero casi sin tripas. Gracias al invento de los transistores, los capacitores y las resistencias para suplantarles aquellas tripas de elefante con que se fabricaban antes. Ahora la abuela podía poner su televisor en cualquier esquina de la sala, pero le faltaba el chen chen para comprársela.

Ya los fabricantes no querían unirte a tu familia como en los 40’s. Ahora había que vender mini televisores portátiles a alguien que sí podría aceptarlo, no a la abuela, pobrecita, que ni vendiendo siete pailas de tamales podía comprarse uno. Pero si eras un hombre informado, un jefe de oficina y empresario, tenías el salario justo para ese lujo.

1960. La TV se hace personal.

En esta década ya la televisión estaba por todas partes. Aumentaron los canales y se sumaron más televisoras, todas con programas de TV y series diferentes y con más variedad para ver. Las cadenas, BBC, NBC, ABC, CBS en el norte y para nosotros acá abajo, RPC canal 4 solamente junto al SCN network de la zona del canal. Por eso ya era hora -con tanta variedad- de comprarte tu televisor personal.

Y se duplicaron los diales, perillas para cambiar los canales de TV. Izq. Los canales en VHF que usaban las cadenas de TV más grandes, Der. Los sopotocientos de canales que se usaban en televisoras para áreas más pequeñas, cuya señal de wifi era el UHF. Tan sólo en E.U habían cadenas, mini cadenas y subcadenas de TV, o sea decenas de estaciones con programas que cubrían un área limitada de gente. O sea que si estabas en el monte gringo y sembrabas yuca, había un canal donde tu vecino hablaba de la yuca. Un Yuca-Youtuber.

Las perillas del TV eran un dolor porque era tedioso tener que pararse a cambiar de dial para buscar programas, lo bueno es que tenía a la abuela saludable haciendo ejercicio, parándose y sentándose a cada rato. Y un dato para tí que no te sabías es que los canales desde el 52 al 69 se usan hoy día para que hables por tu celular.

1970’s, televisores más grandes sólo por lujo y llegaron los colores.

Ahora los televisores finos eran los a colores y venían en madera y los blanco y negro los venían haciendo de plástico desde los 60’s. A pesar de que los televisores en color ya se inventaron en los 50’s la tecnología era cara y las cadenas de TV no querían invertir en cambiar sus estaciones de blanco y negro para difundir la señal en color. A mediado de los 60’s ya se veían TV’s en color en E.U. y Europa. Pero Panamá es otro caso aparte. A nuestros tíos los TV en colores nos les llegaron, sólo tenían el privilegio de haber visto esos televisores las empleadas que trabajaban en la zona con los gringos. Los panameños ni esperándolos podíamos pagarnos uno, porque los salarios eran menores aún siendo en dólares. Y acá la cosa de los colores se puso en las pilas luego cuando las televisoras, canal 2 y canal 4 emitían su señal nueva en colores, a mitad de los 70’s, pero aunque el abuelo ya había vendido duro en su nevera por 6 meses y acumulado un buen ahorro el televisor a colores aún no llegaba masivamente sino hasta inicio de los 80’s.

Como los TV en colores estaban caros había gente que aún no se podía costear uno y se compraban esta vaina allá en Sears de La Transístmica. Una pantalla teñida en colores muy fuera de lugar y que ponían frente al televisor. Había que tener el sentido de la ilusión bien afinado para no perturbarse con este engaño fallido de TV en colores. Triste esta vaina, muy triste. Cielos rojos, mares verdes, caras amarillas, y gente sin raza, todos estos efectos gracias a esta baratija.

1980. El Trinitron, el Quintrix, el VHS y el control remoto.

Con los colores llegó la era de la ferrida competencia entre marcas de TV, Panasonic, Sony, Hitachi, JVC, y Phillips. Todos peleaban por decirnos que tenían el mejor TV en colores, el que tenía los negros más negros, los colores más vivos, y la mejor definición. ¿Definición? Aquí todos mentían porque por más tecnología que innovaran esta era la resolución de todas sus pantallas:

Sólo 480 líneas de resolución, lo que esta dentro del área negra en la foto del indio, que fácilmente lo podemos interpretar como 480 pixeles de alto, y a esa calidad le llamaban SDTV. La misma resolución que las cintas de video de VHS.

Pero lo más innovador de esta guerra comercial de Televisores lo fue la aparición obligatoria del control remoto. Aunque ya se habían inventado en los 60’s, los controles de entonces eran como flashlights y el televisor tenía foto-celdas que recibían esa luz, y si al TV le llegaba luz de otras fuentes por accidente el TV se volvía loco, pero ahora la cosa funciona con rayos infrarojos. Y adiós propagandas molestas, y venga el Cable TV con sopotocientos canales que tu tío ya no sabía ni qué ver.

Quintrix de Panasonic 1975 – 1999: Eran los primeros tubos de pantalla plana de la época, su innovación era que sus rayos pegaban con más exactitud en la rejilla de la pantalla dando imágenes mas crispeantes y menos difusas. Muchas explicaciones tecnológicas, y yo sólo recuerdo que pegaba mis infantiles e inmaculados ojos a la pantalla y veía rayitas rojas, verdes y azules, pero me entraba una guilla cuando alejaba la vista y me preguntaba de donde salía el amarillo si sólo habia visto esos  tres colores. Y ni en el mundo de Beakman me explicaron esa brujada. Y otra extrañeza en esos tiempos era ver en tu propio televisor viejo los comerciales que explicaban esas tecnologías nuevas de otra marca de televisor que tu televisor no tenía y que en la mitad de tu pantalla te explicaban como se veía la comparación o sea que tu televisor viejo sí tenía esa tecnología en la mitad de la pantalla…si es que me explico.

Hablar de Trinitron es hablar de lo mismo, imágenes con mejor definición y la búsqueda de los fabricantes era hacer el TV con la pantalla más plana posible para nuestras tías y tíos.

El Atari y demás consolas.

Aquí empezó la muerte del Televisor como aparato sagrado, porque una parte de él, la pantalla se la sacaron para metérsela a las maquinitas en las salas de Arcade. Y después ocurrió que los videojuegos llegaron a tu casa y de tu TV sólo te empezaba a importar el conectarle el Atari para jugar tus videojuegos o ver las cómicas. Ya no veías programas de ciencia, de plaza Sésamo y cosas así inteligentonas, porque toda tu inteligencia terminabas gastándola aprendiendo a jugar Pac Man.

Tus amiguitos límpios, los que no tenían para comprarse el Atari llegaban a tu casa corriendo, en bicicleta o después de jugar baloncesto a birrear consola. En ese mismo tiempo también apareció el VHS, y yo aprendí a usarlo en la casa, sí así de pelaito y sabía programar el VHS para que grabara mientras estaba en el 15 años de mi prima, con eso ya era un gurú, así como los pelaitos de ahora con los celulares.

Aparecieron los videoclubes y el  alquiler de cintas de video y esto marcaba la primera vez que tu tío pudo hacer dinero con la televisión regrabando clandestinamente las películas originales que pirateaba de los videoclubes. Y qué decir de las películas porno, cuando alquilabas una comedia de Eddie Murphy y al final salía un pedazo de demencia en pelotas, porque en el videoclub usaron una cinta porno para grabarle encima la de Eddie ¿Y la familia?, con la cara de poker face grabada en el semblante. Y también por culpa del VHS ya tus tíos no querían ni comprar libros, ni novelas policíacas de bolsillo, ni Condoritos para leer, él quería era comprarse a Indiana Jones y a James Bond en VHS.

1990, Llegó el sonido estéreo y el Blockbuster.

Ya el TV tenía sonido estéreo para meterle las películas de Blockbuster y la pantalla, aún rebajando la panza para algún día ser plana.

En esta década los TVs venían con tecnología morisqueta, o sea innovaciones que no servían para nada, como el ver dos canales al mismo tiempo,  ya los fabricantes se estaban quedando sin ideas. Pero la televisión cogió un suspiro con la llegada de las películas en DVD el TV empezaba a transformarse , de TV normal a  TVcine, porque le añadieron sonido estéreo y apareció otra costumbre que volvió a unir a la familia como en los años 50’s, el Blockbuster y sus tiendas de alquiler de DVD’s. Y nació el teatro en casa, ahora los TV’s venían con bulla, mucha bulla y en sonido de Cine Sound Surround. Y empezaba también la guerra de las consolas, Nintendo, Sega y Playstation, también con sonido de alta calidad. Los domingos la abuela, el abuelo y tu tío ya no iban a la iglesia, iban al blockbuster para luego encerrarse en casa viendo películas todo el día, mientras los cines empezaban a comerse un cable y subía la venta de pop-corn de microondas en el super.

Y luego BlockBuster empezó a pelar, porque el cine y el cable mejoraron  y llegó…el internet.

2000, la era del internet y en la que la televisión se tiró por el suelo para sobrevivir.

Aquí los canales de televisión perdieron la chaveta, se les bajó el rating porque los pelaos veían menos cómicas, la gente estaba usando el tiempo de ver televisón en ir al internet café a parquear y culturizarse viendo videos de Snoop Dog o hacer tareas, sí tareas, así bien en serio, usar Napster para robar canciones y hacer amistades con gente de otros países, y hasta se casaban y vaina, porque quien tenía acceso a internet en esos tiempos de seguro tenía su platita y así se fueron muchas panameñas abducidad por europeos desde el internet. Un detalle de los internet café era que para que se te pasen las horas y te cobren más te comías un emparedado ensuciando el teclado del negocio cosa que ni siquiera hacias en tu casa y los dueños felices de toda esa porquería de teclados embarrados de grasa y ketchup. Hoy día la cosa es al revés, llegas a un restaurante a comprarte tu club sandwich y preguntas: ¿Hay wi-fi?

Y eso que en mi casa me regañaban por comer en los sillones de la sala.

Una de las tristes novedades con los programas de televisión fue que el abuelo ya no era quien miraba la televisión desde su casa, sino que ahora se podía ver a sí mismo en la TV, participando en un programa junto a tu abuela, tu tío tu sobrina y el vecino, porque los Reality Shows empezaron a hacer de la gente el producto de la Pantalla chica. Cuando antes se decía que el televisor entraba a tu casa ahora era todo lo contrario, toda tu familia entraba al televisor. Y así, la television se hizo basura más que nunca y la estupidez de muchos abuelos y tíos mal de la cabeza minó la televisión con estos nuevos programas que la TV usó de salvavidas para no ahogarse. También las personas tenían casi 3 televisores en una sola casa y las pantallas planas se hicieron comunes, los de plasma que gastaban harta luz y los de LCD que se hicieron la norma.

2007, YouTube, Facebook y los SmartPhones hasta hoy día.

Aunque el último salvavidas para que las estaciones de TV sorprendieran al televidente fue convertir su señal vieja a digital para tener una imagen de alta calidad, ya la corona estaba lista para su entierro, porque su programación estaba cada vez más aburrida debido a que el internet ofrecía mucho más entretenimiento y sin censura. Y aunque al fín los ingenieros lograron hacer el TV tan plano como los de Los Jetsons, ya la familia se había desintegrado de la sala de la casa. El aparato ya no asombraba a nadie, pero al mismo timpo todos querían tener el TV pantalla plana más grande que pudieran tener para hacer plantilla como el abuelo yeyesón d elos años 40.

La gente los está usando para conectarlos a las laptops para ver en grande las películas de Netflix, y las de webs gratis y poner videos de  YouTube. Los días donde querer hacer un programa de TV para ser famoso ya pasaron. El efecto You Tube, de democratizar el entretenimiento llegó y ya se está perdiendo de vista la onda social de ser Youtuber. Netflix se está conviertiendo en la nueva Televisión. Algo tan insustancial que ya el concepto de televisión se ha diluído tanto que los smartphones son el TV portátil de hoy día. La sociedad cambió junto con la evolución del TV, y de ella sólo sobreviven los 4 ángulos en que se cimentó su origen.

El próximo paso; TV en tu cerebro y a mirarla no como el producto que fue, sino como aquel sueño de atrapar la realidad captada del mundo en nuestras mentes. Eso es todo, ya este artículo parece una tesis universitaria, si quieren tómense esta información gratis y úsenla, pero no olviden incluir al abuelo, al tío y al vecino, gracias.

2652 Visitas 4 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook35

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top