El Metro de Panamá vs El destruído Metro de Chile

El Metro de Panamá vs El destruído Metro de Chile

Si bien Panamá tiene el metro más moderno de todo centro y suramérica, cómodo, seguro, rápido, ordenado, barato y metropolitanamente accesible, en Chile ya no hay Metro, aquel era el único Metro que rivalizaba con el nuestro. Aquel movía miles de miles de personas más que Panamá, 11 estaciones totalmente incendiadas y 78 vandalizadas y destruídas de las 104 en total, hechas polvo e inoperantes por un estimado de 6 meses y con un costo en siniestros por los 300,000 millones. ¿La causa? El aumento de 30 pesos chilenos lo que es el equivalente a 4 centavos de dólar en el pasaje.

Vandalismo, incendios, saqueos, transporte siniestrado y propiedad privada.

Antecendentes del transporte en Chile

Para comprender a Chile hay que entender el sistema de transporte en Panamá. Antes de la modernización de nuestro transporte colectivo en 2011 todo era Diablos Rojos y estaban en manos de los políticos y sus allegados, todo un monopolio muy eficiente en “rapidez”, pero con sus desventajas animalescas, la misma influencia política hacía creer inmunes a los operadores de los buses de los délitos de tránsito y muertes que ocasionaban, la corrupción era endémica.

Los Micros. En 1991 se fueron retirando bajo el pago de indemnizaciones a sus dueños.

4 años antes en Chile existían estos Micros, buses particulares que hacían la labor de transportar a la gente hasta que llegó la modernización de las unidades, igual que en Panamá con los Metrobuses, ellos también implementaron los suyos. Mientras que acá indemnizaron a los políticos y particulares dueños de unidades de Diablo rojos, allá se les exigió modernizarse si querían estar a la altura en calidad, sino no podían circular. De esta manera desapareció el transporte de dueños particulares acostumbrado en el antiguo en Chile y el Metro cobró mayor importancia.

Febrero de 2007, la entrada del Trasantiago, fue un caos en Chile, pero en Panamá fuimos ejemplo de orden y cortesía.

En 2007 entró el Sistema de Metro Transantiago transformando a Santiago de Chile en una ciudad moderna. Pero el costo de operaciones preveía la inminente alza programada de su pasaje. Desde 2010 empezaron los aumentos, tal Metro inició con un costo igual al de nuestro Metro, pero que fue elevándose cada año, llegando a costar hoy día el equivalente de 80 centavos. El Panameño paga 50 centavos y según mis encuestas, no le importa pagar 50 centavos más, debido a los beneficios de llegar temprano a casa, a pesar del hacinamiento en horas pico, algo normal en los Metro del planeta entero.

Como vemos el aumento ha sido escalonado

Siendo la economía de Chile ligeramente mejor que la panameña (la nuestra afectada por el gobierno pasado) sienten que el pasaje les es caro, más por la forma sistemática en que les aumenta, a pesar de también estar subsidiado y también debido a que van dos años y los índices económicos no han aumentado.

Otra deficiencia para los usuarios está en que el pasaje se encarece más al usar los transportes satélites que llevan a las personas a las comunas (barriadas) en los trasbordos. Aunque curiosamente la geográfia de Chile se distribuye como la de Panamá, su Metro pretende expandirse a sus provincias, del mismo modo que aquí podría extenderse hasta Los Santos y Chiriquí. Sabemos que esto es costoso y podría encarecernos el transporte, pero Chile tiene otras razones para hacerlo, el interés por el crecimiento de sus empresas de energías ecológicas.

2017, la ex presidenta Michelle Bachelet firma el contrato para la meta de abastecer a Chile de un 70% de energía limpia.

La razón de esa expansión es el movimiento de campaña del cambio de la energía de los hidrocarburos (petróleo) por las de energía renovable, donde en 2018 se preveía el cambio del uso del Metro, de electricidad generada por el combustible a energía generada por plantas que proveeran de energía ecológica. Estas empresas de energía operan en la generación de energía renovable, tanto hidráulica, eólica y fotovoltaica y desde el gobierno de bachellet prometía cubrir en 2018 el 76% de la energía del metro, produciendo un alza del 210% en sus costos de consumo. El problema aumenta con la expansión del Metro a nuevas líneas 3 y 6 las cuales aún llevan menos de dos años de funcionamiento. El cambio de energía es la razón principal de los aumentos que se verían a futuro. Y aún bajo subsidio (que se suspenderán en 2021), a esto se le añade la inmigración de dos millones de extranjeros saturando el sistema, ya que obligatoriamente usan también este transporte en Chile centro.

¿Se justifica lo que está ocurriendo en Chile?

De hecho la corrupción se ha adueñado del país, así como aquí en Panamá, donde todos los políticos son parte del mismo mundo, por ende los ciudadanos están cabreados a decir no más, ya que el gobierno de Sebastián Piñera no ha cumplido con su plan de gobierno como imaginaba la gente, debido a un pasado fracaso con Michelle Bachelet y el ahorcamiento a la economía. Este problema del transporte viene desde cuando lo creó el gobierno de Ricardo Lagos en 2001, la tarea era colosal y el coste enorme. Pero como vimos en la tabla, el aumento del pasaje ha subido mayormente en el anterior gobierno y no hubo disturbios por ese motivo.

Adición de Buses eléctricos; un uso que paulatinamente tocará el mercado en los autos personales. ¿Chile moderna?

Cuando aumentó el pasaje los jóvenes se tomaron las redes con el hashtag #sinpa, o sea que la acción era usar el Metro y no pagarlo como protesta, mientras la ciudadanía protestaba con los cacerolazos (así como nosotros en los días de la dictadura). Pero Chile tiene una juventud muy particular y un pasado también peculiar y un intermedio también especial, lo que ha dado como resultado un oportunismo.

El oportunismo de los comunistas

El vandalizaje no se detuvo a tiempo, siendo que sistemáticamente las secciones del Metro se destruían de forma escalada, lo que dice que no fue un acto esporádico como se creía al inicio. Destruir una infraestructura es posible, lo que no cabe es el vandalismo, los vagones son eléctricos, no son inflamables, de modo que  sí fueron incendiados con intenciones específicas. Recordemos como en los días de nuestra dictadura existían los Copepadi, gente lavada del cerebro que serían quienes iniciasen sus revoluciones, como en los Batallones de la Dignidad. Esa era aquella fuerza de izquierda nacional en Panamá. Luego de ella, los estudiantes de la Universidad, que recordemos salían a cerrar las vías (lejos de la presidencia o la Asamblea) para hacer protestas. Los perjudicados, las empresas privadas y los ciudadanos, porque de esa manera pensaban hacían que le doliera al capitalismo, imaginario enemigo de doctrina, menos a los gobernantes corruptos.

Esto está ocurriendo en Chile, tal como ocurrió en la invasión en Panamá en 1989, la gente salió a saquear negocios y supermercados, pero la norma en nuestro Panamá era no crear caos, ni incendiar negocios o crear disturbios y vandalismo, aún a pesar del ambiente de anarquía imperante, siendo esto ya una forma de actuar no convencional. En resumen lo que en  un inicio eran protestas pacíficas con los cacerolazos, por tantos motivos de los que sufre Chile por los altos impuestos, corrupción, engrosamiento del estado y más problemas interminables, se tornó en caos y no creado por los civiles, sino por agitadores que perjudicaron a la sociedad chilena, la gente.

El pasado militar de Chile, un fantasma actual.

Hasta hoy día el toque de queda no ha sido efectivo. Insurgentes saquean y queman la propiedad privada sin necesidad aparente, no la hay, y el país ya esta desestabilizado, y no hay razón de destruirlo de esa manera. Son grupos que avanzan en el vandalismo debido a que los carabineros (la policía, también están protegiendo a los civiles) y los efectivos militares que salen a mantener el orden no se atreven a salirse de sus parámetros como militares. He aquí el fantasma de la dictadura, que ante los derechos civiles, la sombra de la dictadura puede usarse como excusa para en caso ellos usen fuerza militar, y que ante los actos debería usarse, se diga que volvieron los tiempos de la dictadura como con Pinochet.

La delicada franja sobre la percepción y los resultados de una reacción, ante el vandalismo todo es dictadura para los jóvenes

Por esta razón el cuerpo militar no se atreve a enfrentar a los civiles en anarquía, ya que los resultados serían lamentables, 11 muertos y algunos entre civiles y anarquistas, por ende el vandalismo de la izquierda comunista se ha tomado, como quien dice; sitiado el Estado Chileno, a la vista y contemplación de la población que se siente impotente en sus casas con lo que está ocurriendo en su país.

Los jóvenes creen que destruir el capitalismo está bien.

La juventud que es fuerte en las redes tiene un problema…toda brecha generacional produce políticamente su trending en el socialismo, esto es común en suramérica y es culturalmente apropiado por la juventud sin saber los detalles de lo que significó el comunismo en el pasado, lo ven como una salida revolucionaria a los problemas sociales, de hecho la juventud es violenta por naturaleza e irracional y emocional, de aquí que la gran publicidad del cambio climático les ha calado emocionalmente y consideran justas las energías limpias para salvar el planeta, es la juventud en su etapa natural del idealismo.

Lo que se ve hoy en Chile es una repetición de los días revolucionarios del 68 en Europa. Igualmente los jóvenes se consideraban superiores a los adultos de esos días. A eso se le llamó la brecha generacional y se sentían con derecho a renovar y cambiar el mundo con revoluciones sociales. Algo que está presente como herencia socialista en toda Suramérica y que mutadamente se le llama progresismo.

Volviendo al tema del transporte, como vemos el interés del cambio de energías del petróleo a las energías ecológicas limpias están a cargo de empresas ya establecidas, que están imponiendo el uso de la energía limpia anti-cambio climático, conectadas con empresas en Europa. O sea que es una cadena larga de intereses no socialistas, sino del capitalismo. Tal presión tiene sus intereses frente a este gobierno Chileno y Piñera no tiene más que hacerles caso. Ya vamos entendiendo que la ecología no es impuesta, sino por otro tipo de “capitalismo” el de izquierda que como vemos son los descendientes de esas revoluciones y esta su manera de pensar. Hay que decir izquierda porque es la única forma de que se simplifique la explicación, ya que estamos acostumbrados a ver a un malo y a un bueno, aunque en la corrupción izquierda y derecha se mimifican y son lo mismo, como ocurre en Panamá, sólo por el interés de alternar el poder.

En resumen, el problema del transporte fue para los jóvenes el detonante circunstancial, no el aumento de la luz, el agua, y otros impuestos, que paga la gente ya madura. Y como el enemigo en grandes rasgos es el gobierno, el enemigo es fácil de encontrar. Lo que ocurre en Chile no es coincidencia, cuando el mismo pueblo quiere que pare todo este caos, porque sabe que le perjudica, ya que las protestas ya no son civilizadas.

Aunque ya el Presidente Piñera dijo en El Palacio de la Moneda que no habrá aumento del pasaje, los disturbios continúan y las protestas se mantienen entre la población con consignas de destituir al actual presidente. La delincuencia por un lado interesándose en barrios de clase media para robar, mientras en los barrios la gente en total descontento con el gobierno, los jovenes más osados haciendo frente a los militares, civiles protestando y cuidando sus barrios del vandalismo. Hay todo tipo de situaciones civiles en Chile, mientras las protestas se dan desde diversos grupos.

Ahora mirando este panorama, ¿Qué tal con nosotros los panameños? ¿Podríamos llegar a ese extremo como en Chile? ¿Dejar que los comunistas en las universidades le inculquen anarquismo a nuestra juventud, como los obreros manipulados, y perpetuen esas ideas agresivas anti-sistema mal enfocadas y que ataquen a la propiedad privada que incluyen a pequeños empresarios y los servicios que nos cuestan de nuestros impuestos?

Érase una vez un Metro elegante en Chile…Cuidemos el nuestro, el de Panamá

Valorar que nuestro Metro es ahora el mejor de toda hispanoamérica debido a la decadencia política de Chile, al cual tristemente su pasado pasa desapercibido por su propia juventud, sobre todo en el actuar con violencia, y tristemente una clase pobre sin valores sociales que vandaliza dando pie a la destrucción de su propio país. Panamá, miren…cuando veamos a nuestros jóvenes aplaudiendo por ignorancia todo este socialismo que tiende a usar palabras como revolución, sin saber como se usó esa palabra en el pasado y como incita a la violencia y no es saludable cuando de salir a protestar se trata y sobre todo que a nosotros los panameños (gracias a la providencia) no nos gusta el comunismo, lo malo es que no sabemos que el socialismo es comunismo desde su lado bueno. No seamos como aquella juventud chilena engañada porque no saben de las consecuencias de revoluciones mal llevadas como en su historia hace 30 años atrás y enseñenle a los pelaos a no ser manipulados y así dañen el país que tenemos, tomando conciencia de que toda democracia se hace débil por la corrupción y también evitar llega a caer en escenarios como los de Chile y el bienestar social cuesta recuperarlo. Amén.

11550 Visitas 6 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top

Mersin escort

escort bayan Mersin

escort Adana

Eskişehir masöz escort

Mersin merkez escort

Mersin türbanlı escort bayan

Adana escort

Adana otele gelen bayan escort

Bodrum merkez escort

Escort Adana

Kayseri escort

adana escort seyhan

adana anal yapan escort

adana rus escort bayan

çerkezköy escort

null24