Elon Musk cree que estamos viviendo dentro de un mundo creado por una raza inteligente

Elon Musk cree que estamos viviendo dentro de un mundo creado por una raza inteligente

Las afirmaciones de la mitología griega de que fuimos creados por dioses y que nuestros destinos dependen de sus decisiones surgen en forma diferente en el pensamiento del empresario Elon Musk, al parecer en este milenio el pensamiento abierto de muchos famosos se ha hecho público en diferentes creencias, desde la tierra plana a la confesión anti-illuminati y Elon Musk, empresario jóven ya famosamente conocido y de pensamiento abierto dice creer que habría la probabilidad de que fuimos creados por seres extraterrestres más inteligente que nosotros en una especie de universos simulados. Dígase que estamos en una especie de Matrix. El tema surgió el viernes pasado, en una conversación en un programa de podcast del cómico y presentador deportivo Joe Rogan.

Para Elon, con el universo en una edad estimada de 13.800 millones de años, podemos estar dentro de una realidad simulada de multiversos alternos y que la realidad que vivimos es el resultado de mejoras en el software; como quien dice, que a cada actualización se hacen imperceptibles las deficiencias de la realidad hasta hacerse tan creíble para quienes moramos en él, siéndonos lo convincentemente reales como los videojuegos virtuales.

Que de la misma forma que creamos videojuegos para tener experiencias más excitantes que la realidad, de la misma forma estos seres nos han creado tomando en cuenta lo que en sus vidas condensarían como emocionante, poniéndonos en un mundo más interesante que el suyo. De modo que aquel mundo de los creadores debe ser un lugar muy aburrido para nosotros.

Musk dice que en esta posibilidad los seres creados no pueden darse cuenta de su origen ya que vivimos en una realidad cerrada donde si ellos quisiesen hubiesen dejado pistas por su propia voluntad para que encontrasemos las respuestas de nuestra realidad.

Y es así como Elon nos pone a pensar y filosofar sobre la vaina.

Si las cosas son como lo dice; su hipótesis cumpliría con diversas realidades comprobables en las que vivimos, en la religión, en el orden y estructura del universo, en las dudas existenciales, los fallos que abarcan la realidad entre las emociones, el dolor y la plenitud, los errores humanos y tantas variantes que nos dicen que vivimos en un mundo donde nosotros como humanidad estamos en la búsqueda de reparar el programa, como hijos de Dioses somos la creación continuando con el trabajo; somos el producto de un experimento que han hecho los extraterrestres como mucha gente cree.

Los iluminados, cuyos caminos han dado evolución al programa

La ciencia intenta crear incesantemente submundos y sub-realidades; sean virtuales, o físicas como replicar al hombre en los robots o simular la inteligencia artificial en un mundo tecnológico que se ha desarrolado como un salto evolutivo de la mente que ha hecho acelerar la tecnología para dominar la naturaleza.

El que seamos la creación condensada de otros seres nos pone en un mundo cuyas leyes nos limitan ante tantas, pero tantas diversidades aleatorias dentro del programa en el cual estamos, cuya capacidad de contenido informático que sostiene esta realidad es cuantiosamente inimaginable para nuestra mente, lo que nos limita y crea una falta de equilibrio entre las cantidades de informacion puesta por ellos en nosotros versus los límites físicos en que estamos encerrados como lo son nuestros cuerpos y el planeta, lo que daría pie al desborde y florecimiento de la razón, el genio, la creatividad y el espíritu. Herramientas con las que creamos mundos para nuestra diversión; las películas, los videojuegos, la literatura y demás productos de nuestro ingenio y que son también limitados por estar en la misma dimensión.

Baile de las musas, el resultado de la sobreinformación

Seríamos la condensación, la versión editada del sentido de la vida de aquellos seres; de tal que aunque no somos eternos, en esa limitación estan comprimidas nuestras emociones. De modo que cada vida, cada persona sería un fractal diferente, de la misma forma que al encender un videojuego, cuyo funcionamiento es igual al iniciar y que en la práctica cambiaría por la aleatoriedad, tal como los multiversos creados que Elon Musk propone.

Por tanto, la creencia de que somos hijos de un Dios es comprendida porque sentimos que somos algo más grande, debido a la variedad de emociones que experimentamos observando nuestros propios avances, debido a nuestra capacidad de observación, lo que nos hace ir descubriendo paso a paso la matemática de nuestra realidad, algo que sólo se puede explicar con el efecto cuántico del conocido experimento de la rendija, lo que se observa se crea.

Puede ser que el todo en que vivímos sea modificado por nosotros mismos en esta nuestra propia realidad, desde lo pequeño a lo inmensamente infinito, es la mente que va abriendo paso a nuestra realidad cósmica. ¿Somos un programa simulado? No lo sabemos, los espacios intra-atómicos están vacíos, todo es vacío…quien sabe…lo más plausible es que sí nuestro origen tuvo un creador estamos creando bajo su lenguaje.

Nota: Ese día a Elon Musk Joe Rogan le dió un porro y un vaso de vino, pero ya había hablado, y los medios empezaron a atacarlo por mostrarse fumando en vivo. Sólo miran lo malo. 😀

4488 Visitas 12 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook
Facebook
97

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top