¿Hitler hacía Yoga?

¿Hitler hacía Yoga?

Comandar la Alemania Nazi daba estrés, picazón y muchas vainas más, así que probablemente Hitler tenía que buscar paz en alguna parte…Pero no. El man no hacía Yoga, o no lo sabemos a ciencia cierta. Pero igual quédate, por que uno de sus panitas sí era amante de todas estas artes pacíficas.

“¿Ah Sí?” Sí mamarracho, vamos a hablar de este señorito. En la imagen: Heinrich “el genocida ” Himmler.

Resulta que uno de los gestores del holocausto, Heinrich Himmler, uno de los líderes del Partido Nazi, panita de Hitler y “worst fuckin enemy” de cualquier cosa que no fuera blanca…amaba el Yoga. Y como buen nazi propagandístico, conservador e inventor de falacias, el buen “himmi” logró tergiversar muchos de los lineamientos básicos del yoga para su conveniencia. Era tanta su obsesión con el yoga y la cultura indostana que el man andaba con una copia del texto sagrado indostán, el Bhagavad – Ghita por todos lados. Es por esto que en las Schutztaffel (SS) recomendaban a sus miembros, incluyendo a los de los campos de concentración, practicar yoga para “enriquecer sus mentes, cuerpos y espíritus”…y luego usarlos para todas las cochinadas que hacían.

Entonces, aunque no tenemos una foto de Hitler haciendo yoga, los escuadrones de la muerte sí lo hacían. Qué bonito ¿verdad?

“Fuck you, Gallinazo”. Wi lov yu tu amado lector.

Y es un libro alemán el que nos da la base para unir la Antigua Cultura India con el Partido Nazi, sus lineamientos y sus conceptos.

Educación Física para Dummies.

En septiembre del año 2012 el periodista, escritor e instructor de Yoga Alemán (¡AJAA!) Mathias Tietke lanzó el libro Yoga in National Socialism, o sea, Yoga en la Alemania Nazi. Mathias documenta en el libro la conexión entre el partido y el Yoga. Así como muchas otras enseñanzas indostanas que los alemanes intentaron adoptar.

Como comenté antes, Heinrich Himmler cargaba una copia del Bhagavad Gita consigo para todas partes. Esto obviamente influenciaba sus decisiones y posturas. El Bhagavad Gita es un libro que muestra la conversación entre Krisna (Una de las encarnaciones del dios Visnú) y su primo Arjuna en el campo de batalla, momentos antes de la guerra de Kurukshetra. Lo importante de esta explicación es el hecho de que mister Heinrich Himmler se sentía muy Arjuna para su Krisna…y en este caso Krisna era el Fuhrer: Adolf Hitler.

Arjuna era un guerrero épico y tuvo un papel fundamental en la guerra, y así al parecer se sentía Himmler, razón por la cuál tomaba estás decisiones todas locas como la de agarrar un símbolo de paz interior y salud mental, y ponérselo a una maquinaria sangrienta como los escuadrones de la muerte.

“Jum…cuéntame más”

Es buen momento para recordar que estamos hablando de uno de los genocidas más brutales de la historia. La persona que ordenó la construcción de uno de los primeros campos de exterminio de judíos. Una persona muy influyente de la Alemania Nazi, un asesino.

Esta misma persona también usaba el Bhagavad Gita para instruír el arte de matar sin remordimientos como algo sagrado que no les ensuciaría el alma. En uno de sus discursos, después de mencionar a seres humanos indignos (haciendo referencia a los Judíos), Himmler le decía a sus oyentes:

“Estas acciones no producen ningún daño en nuestro interior, nuestras almas o nuestro carácter. De la misma manera Krisna aseguró a Arjuna que los actos acontecidos no contaminarían su yo superior y que podría completar su actividad asesina: Haga lo que haga, no puedo contaminarme. Aquél que se une a mí, se libera de todo, y él no será juzgado por sus actos.”

En pocas palabras: Vayan, asesinen and don´t give a fuck.

Yoga Team 2: Sesión de los Jueves a las 6 pm.

Otra de las creencias indostanas que le erizaban la piel y le alegraban el esfínter a Himmler era el tema de las castas en la India. Particularmente la casta política y guerrera, los Kshatriya. Himmler visionaba a los escuadrones de la SS como esta casta guerrera indostana. Una que llegó a conocer después de leer otro libro y entender lo que le salió de los huevos de nuevo (el problema no eran los libros, el problema era él). El libro fue del autor austriaco Franz Haiser sobre la Francmasonería y su lucha en pro del dominio mundial (cual villano de película mala). El libro le presenta el tema de las castas y la casta guerrera a Himmler, mencionando que los Kshatriyas no se deberían mezclar con castas inferiores y ¡BOOM! Himmler vio la luz…o el infierno, dependiendo del punto del vista en que se vea esta shit.

En el libro, Haiser en vez de hablar de masonería, más se la pasaba era adorando el sistema de castas de la India, como un modelo de sociedad sofisticado. Y veía a los Kshatriyas como los líderes naturales de esta sociedad. Luego, comparó la decadencia del sistema de castas con la decadencia de la civilización occidental, y la necesidad de crear una casta internacional y de raza pura a quienes llamaría la Unión Total Aria (Angry White Dudes).

Himmler estaba enamorado de estas palabras. Esto fue justo antes de entrar a las SS. Antes de esto, se presume que ya venía estudiando el flow indostán, y esto lo mató y se fue de bruces. En especial la parte de que las demás castas eran ratas, cucarachas y animales rastreros, el hecho de querer retomar la esclavitud y finalmente instar a los Kshatriyas a no mezclarse con otras castas.

Un Himmler In Love escribió en su diario:

“Un libro fantástico. Estoy de acuerdo con la mayoría de lo que dice. Uno necesita libros así. Envalentona a aquellos que realmente saben lo que es bueno y lo que es malo, pero no se atreven a pensar en ello por culpa de su falsa educación. La casta Kshatriya es lo que debemos ser. Es nuestra salvación”.

Que fucking loco.

Ya en las SS de Hitler en 1927, Himmler Ocupa puestos importantes. Muchas de las ideologías leídas en el libro de Haiser forman parte de La Orden Negra, un grupo de académicos y ocultistas que intentaban forjar la ideología de una religión para un guerrero racista (suena focop, pero ya nada me parece raro aquí).

Pero no os preocupeis, al final ni el yoga, ni las castas, ni nada lo ayudó. Fue capturado por los británicos y en 1945, mientras lo interrogaban, masticó una cápsula de cianuro que escondía en su boca y chao, se mató.

En fin, viniste a ver si Hitler hacía Yoga, y descubriste que un enfermo que tenía mucha influencia sobre Hitler era un fanático de la India, y por ende, le propuso hacer Yoga a sus soldados…para matar judíos.

El mundo es un lugar bien loco, y la historia siempre nos sorprende. Gracias por quedarse leyendo esta mamarrachada y nos vemos en la próxima.

Saludos.

 

@mahnuee es el Simio Biónico…omaigaaaa! quémenlo.

 

1171 Visitas 6 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook
Facebook
27

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top