La historia y origen del Pasaporte; ¿Sabes por qué se inventó?

La historia y origen del Pasaporte; ¿Sabes por qué se inventó?

El origen del pasaporte según la biblía se dió cuando dos ángeles con espadas girando como hélices de helicóptero se apostaron en las puertas del paraíso para que la parejita maldita (Sí, porque ya no estaban bendecidos) no entrara de vuelta ni a buscar sus celulares; por eso no pudieron después hablar con papadio pa’ ve si les daba  otro chance. Pero papadio no fué tan malo y les dejó un libro grandote para que luego de cumplir con los requisitos ahí escritos nosotros también pudiesemos volver a obtener un nuevo pasaporte, y en clase A y para el acceso al nuevo penthouse de 5 estrellas que hay allá en el cielo.

El ángel se fue hasta la playa para asegurarse de que Adan y Eva no volviera pa’l Decameron.

Y también vemos control de pasaporte en la magia literaria de Tolkien, cuando Gandalf en el señor de los Anillos también tiro su anti-pasaporte a los Orcos enunciando su “You shall not pass”.

Pero fuera de la imaginación, en la antigüedad todo el mundo podía caminar libremente por donde quisiera bajo su propio riesgo. De por sí el hombre se originó caminando por ahí como nómada sin tierra hasta que se asentó y dijo “esto es mío y, you shall not pass”, hasta que fueron naciendo montoneros de gente y se apelotaron y crecieron tanto que ya no podían memorizar al fulano hijo del fulano  y se tuvieron que inventar los apellidos.

Los nombres de los padres se pasaban de generación en generación como prueba de tu identidad y tu cédula de nacimiento era llevar como apellido pegado a tu nombre el nombre del pueblo o tribu donde naciste. Mientras tanto con eso te era suficiente para caminar el mundo, migrar y quedarte donde más te plazca; siempre que tu nombre no haya sido afectado a través de la historia por los enemigos de tu tribu o eras negreado por las clases sociales, ya que ellos le dieron valor a los apellidos. Y también como pasó en la segunda guerra mundial que tu identidad se convirtió en condena al ser tu apellido judío.

Aquí es el Toboso, donde nació Dulcinea, pa’ que sepan. Es que no tenía nada con qué ilustrar.

De hecho los primeros indicios de documentos parecidos a los pasaportes se vieron en los tiempos biblícos y en el medievo, donde los custodios te preguntaban en la entrada de las ciudades o castillos quién eras o si te habías anunciado, o sí tenías un salvoconducto, que era un documento sellado y firmado por el rey o quien sea para que caminases libremente por el mundo.

Una variante en oriente en el califato islámico lo fue el Bara’a, que era un documentos que funcionaba como paz y salvo, donde para poder viajar libremente dentro del reino, de una ciudad a otra, y para merecerlo las personas tenían que haber pagado todos sus impuestos.

En la Europa medieval los documentos se expedían a los viajeros por las autoridades locales y, en general, figuraba una lista de pueblos y ciudades en la que al titular del documento se le permitía pasar. Habitualmente, los documentos no fueron necesarios para viajar a los puertos de mar, que se consideraban puntos de comercio abierto, pero los documentos eran obligatorios al viajar al interior desde los puertos de mar.

Como dicen los marineros, una mujer en cada puerto y un hijo sin apellido esperando también 😀

El salvoconducto era una guía o seguridad que el Príncipe concedía a sus enviados o vasallos para que pudiesen transitar por todas las ciudades y lugares de su reino libremente y sin que nadie o justicia alguna les embarace el paso de su persona o en que se ruega a los Reyes y Señores de otros Reinos que al paso por el suyo no se les moleste, antes se les ampare y defienda.

La primera idea de pasaporte funcional, o sea por motivos comerciales los daba el reino como un carta para que las personas que querían vender sus productos a lo largo del reino viajaran de forma legal. El Imperio Otomano y el Imperio Ruso mantenían los requisitos de pasaporte para viajes internacionales, además de un sistema interno de control de pasaporte para viajar dentro de sus fronteras. Los primeros pasaportes carecían de fotografía, concretándose a indicar el nombre, nacionalidad, descripción física y autorización para salir y regresar al país.

Primer pasaporte japonés 1866. El de Francia, de mucho antes, 1602

¿Qué quiere decir la palabra pasaporte?

Hasta el reinado del rey Luis XIV de Francia (1643 – 1715) las “cartas de solicitud” o “Salvo conducto” se hicieron populares para transitar libremente entre reinos. La carta fue denominada “passe port”, literalmente significa en francés antiguo “pasar por un puerto” o “pasa puerta”, porque la mayoría de los viajes internacionales se realizaban en veleros. De ahí el término “pasaporte”.

Pronto se otorgó el pasaporte en una especie de cuaderno o cuadernillo, donde se anotaban los ingresos y salidas del país y donde se insertaban las autorizaciones de otros países para ingresar y salir de ellos, que se denominaron visados o visas; al mismo tiempo, se le dio al documento validez internacional, la cual siempre se sujeta a la condición de que los países se reconozcan entre sí.

Como vemos, si querías viajar en primera clase; o sea en el primer vagón, tenías que usar tus gafas anti-carbón, eso era asma segura.

En el siglo XIX antes del invento de la fotografía se idearon formas para crear documentos personales para el paso de inmigrantes de dentro y fuera de Europa debido al uso de la novedad del invento del tren como forma de turismo que la gente usaba para viajar por toda europa, pero por la demanda de gente en tráfico se hizo imposible tener control de la documentación de personas y causó un colapso completo en el sistema europeo de pasaportes y visados. En respuesta a la crisis, Francia abolió pasaportes y visas en 1861. Otros países europeos siguieron su ejemplo, y para 1914, los requisitos de pasaporte habían sido eliminados prácticamente en todas partes de Europa. El pasaporte había muerto gracias al turismo interno.

Definitivamente tenías que ser la peor persona para merecerte este tipo de pasaporte de identidad en el lejano oeste.

Pero el verdadero pasaporte con toda la regla vino al terminar la primera guerra mundial. Durante la Guerra, los gobiernos europeos introdujeron requisitos de pasaporte-frontera por razones de seguridad (para mantener a los espías) y para controlar la emigración de los ciudadanos con habilidades útiles, manteniendo la mano de obra potencial. Estos controles se mantuvieron después de la guerra, y se convirtieron en procedimiento estándar, aunque no sin controversia. Los turistas británicos de la década de 1920 se quejaron en particular sobre tener que adjuntar fotografías y descripciones físicas, que a su juicio llevaba a la deshumanización. Si supieran como andan las cosas hoy.

Peloto de gente en la Primera Guerra Mundial. ¿Quién es quién?

Debido a que la primera guerra mundial revolvió al mundo europeo, en 1920, la Sociedad de Naciones celebró una conferencia sobre los pasaportes y los billetes, resultando en directrices de Pasaporte que fueron desarrolladas por las conferencias en 1926 y 1927.

Los primeros pasaportes carecían de fotografía, concretándose a indicar el nombre, nacionalidad, descripción física y autorización para salir y regresar al país.

Pronto se otorgó el pasaporte en una especie de cuaderno o cuadernillo, donde se anotaban los ingresos y salidas del país y donde se insertaban las autorizaciones de otros países para ingresar y salir de ellos, que se denominaron visados o visas; al mismo tiempo, se le dio al documento validez internacional, la cual siempre se sujeta a la condición de que los países se reconozcan entre sí.

De manera progresiva, y para evitar la falsificación del documento, se foliaron los pasaportes y se agregó a ellos la fotografía del titular en principio engomada al cuadernillo. Después se utilizó papel seguridad, que no ha dejado de evolucionar (actualmente es fabricado con medidas similares a los papeles con que se fabrica el papel moneda); se agregaron perforaciones y, a la fecha, la fotografía del titular se imprime en el cuadernillo de manera directa mediante un procedimiento fotomecánico y las tintas también contribuyen en el propósito de hacer compleja o imposible la duplicación ilegal de los pasaportes.

 

Solo existen 4 colores de pasaportes en el mundo, y cada país tiene sus razones para elegir el color en sus coberturas. Estos son los colores y el por qué de ellos:

Rojo: Este es el color más común. Pasaportes con coberturas roja son escogidos por países con sistemas comunistas históricos o actuales. Eslovenia, China, Serbia, Rusia, Polonia y Rumania tienen pasaportes rojos. Países miembros de la Unión Europea, a excepción de Croacia, también tienen pasaportes borgoña y otros tonos de rojo. Países interesados en unirse a la Unión Europea como Turquía, Macedonia y Albania, cambiaron su pasaporte a rojo hace algunos años. La comunidad andina de naciones (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) también tienen pasaportes borgoña.

Azul: El color azul simboliza “el nuevo mundo” . 15 países del Caribe tienen pasaporte azul. En el bloque de países sudamericanos, el pasaporte azul simboliza la conexión con Mercosur, que incluye a Brasil, Argentina, Paraguay y Venezuela. El pasaporte de los ciudadanos Estadounidenses cambió a azul en 1976.

Verde: La mayoría de los países musulmanes tienen pasaporte vede. Por ejemplo Marruecos, Arabia Saudita y Pakistán. El verde es considero como el color favorito del profeta Muhammad, y es un símbolo de naturaleza y vida. Los ciudadanos de varios países africanos como Nigeria, tienen su pasaporte con distintos tonos de verde. En este caso significa que pertenecen a la Comunidad Económica de los Estados del Oeste de África, ECOWAS por sus siglas en inglés.

Negro: Este es el pasaporte más extraño. Puede ser encontrado entre ciudadanos de países africanos como Botsuana, Zambia, Angola, Congo, Malawi, entre otros. Los ciudadanos de Nueva Zelanda también tienen pasaporte negro porque es el color nacional.

En este mapa se puede observar el color del pasaporte de acuerdo al país.

El pasaporte electrónico ¿Qué es?

Es la plancha esa pesada y gruesa que esta en la primera página de tu pasaporte, dentro tiene una placa de circuito con tus datos que hacen de que tu identidad y pasaporte sean originales. También se le llama Biométrico y es un documento de identidad que además del uso de papel de seguridad, contiene una lámina de policarbonato con un circuito electrónico incrustado en ella, y que usa la biometría para autentificar la ciudadanía de los viajeros.

O sea que la biometría son todos tus datos físicos recogidos por el sistema, tu rostro, tu retina, tus huellas y características personales, incluyendo estadísticas del sistema real de tu país, o sea que dentro de ese pasaporte hay información detallada que se cambia al usarlo, o sea que tiene códigos de entrada y salida de data.

La incorporación de un minúsculo chip RFID en el documento permite tanto almacenar información adicional como duplicar la que se encuentra impresa en la página que contiene los datos del titular del pasaporte, permitiendo —a través de infraestructura de clave pública— la certificación de la veracidad de los datos contenidos en él, haciendo virtualmente imposible forjar identidades falsas.

Y para los que creen en el apocalípsis, ya saben, eso de que el internet era del diablo y que el 666 estaba en la frente y el mouse de la computadora se jodieron; ya nadie usa PC. Los aeropuertos tienen reconocimiento facial, por todos lados hay cámaras grabándonos, en China nadie se pierde de vista por mas cara de arroz que sea la gente y porai andan con eso del chip del diablo que si no lo llegarás a tener no podrásni comprar loteria, ni comer suchi…en fín…vamos a tener cédula desde que somos fetos.

El pasaporte Panameño

En los años 60 la expedición de pasaportes era una función del Gobernador de la provincia. No fue hasta el 18 de marzo de 1971 cuando, bajo la modalidad de las normas de calidad y gestión continua, la Dirección Nacional de Pasaportes empezó en un pequeño local ubicado en la Plaza 5 de Mayo.

En 2015, los ciudadanos panameños tuvieron visado libre a 127 países y territorios, ocupando el puesto 36.º en el mundo según el Índice de Restricciones de Visado.1​ En la actualidad, la misma es de 120 gracias a nuestros dos presidentes, Martinelli y Varela nos pusiesen en listas negras al igual que otros países de latinoamérica con las nuevas restricciones migratorias. Siempre la política en medio dañando todo. Chao y pónganle visa a esos pasaportes que ya esta la malo esto de que hasta a Panamá se la van a pedir al entrar a Europa.

2018 Visitas 6 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook
Facebook
20

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top