Las ideas que creía cuando era Progre

Las ideas que creía cuando era Progre

Yo era progre y no lo sabía

Yo era progre y no lo sabía. Y tenía sentimientos que hoy no tengo, ya que no reflejo la misma forma de pensar después de muchos cambios de realidad que me ocurrieron por buscar más allá de lo que se estaba agotando, illuminatis, ovnis y ateísmos.

Cuando era involuntariamente progre como todos los que al informarse por internet le llegan noticias del mundo yo quería cambiar ese mundo (claro, en mi imaginación), y estrené mi activismo con Boko Haram, firmando en AVAAZ y metiéndole plata a alguna donación. Creía que el mundo era fácil de cambiar, ecología, contaminación, guerras de oriente, grandes injusticias. Antes era muy sensible a los problemas del planeta, de las injusticias de lugares que no conocía y me indignaba por ello y quería justicia sin importarme el origen, las razones o los porqué de las realidades que ocurrían, pero no sabía lo complicado y difícil que era enderezar el mundo y solucionar sus conflictos, y no comprendía que la paz mundial pende de estrechas condiciones sobre todo en oriente y Africa.

¿Donde está Kony? 2012. Días en que la justicia social tenía un fulminante alcance de poder ante las plataformas sociales.

Luego de agotadas todas mis creencias me quedé a conocer y aprender de arte porque quería pintar y era una disciplina que hasta el momento veía difícil. De esta manera me fui atrás en el tiempo y en la historia para entenderlo mejor desde sus orígenes conociendo la historia del arte y empecé a notar como el arte se mezclaba con la otra historia, la política, porque el arte representaba ilustrativamente los inicios de esta era moderna. Así empecé a analizar la humanidad con más realismo y sin magia, ni misticismo de ninguna clase y me adentré en las causas y los efectos de los problemas de la civilización y como ocurrían en un hilo de consecuencias con arrastres culturales, así pude entender el mundo del presente, sus conflictos y el como es manipulada políticamente la población.

La revolución francesa imprimió con sus hechos el espíritu perpetuo de luchas de clases en nuestras ideologías latinoamericanas hasta el día de hoy.

La historia me enseñó que ese mundo ideal del futuro no existe, ya que la realidad de la humanidad de hoy esta en diferentes etapas de civilización. En unas naciones el tiempo se detuvo y otras viven a niveles muy primitivos, por la violencia tribal.  Del otro extremo las modernas formas de destrucción humana en nuestras civilizaciones avanzadas, resultado de la enfermiza necesidad de trascendencia de los grandes en el poder.

Una de estas razones lo es la religión islámica, como última piedra y obstáculo para cambiar de realidad hacia una igualdad de derechos y por otro lado, los residuos idealistas del comunismo aún presentes. Comprender que el problema de este nuevo relevo generacional al mirar mucho hacia adelante, ignora la naturaleza baja de las sociedades con que convivimos y que este mundo disonante de occidente es el resultado de la violencia y el narcotráfico.  Todas estas realidades para ellos son norma y costumbre, y el único idealismo regente el cual creen efectivo para una sociedad de justicia lo es el amparo del socialismo religioso.

Todos conocemos el mal Nazi, pero en latinoamérica convenientemente siempre se nos oculta en la educación las atrocidades del comunismo, Gulags y millones de muertos más que el nazismo.

El exagerado e impráctico buenísmo del mundo ha desordenado las civilizaciones en la ingenuidad de la idea de que el hombre puede ser bueno, aún con la convivencia de culturas y prácticas primitivas. Que la pretención de hacer un mundo perfecto, como el socialista, se hace manipulando las emociones de las masas hacia ese objetivo y de ahí la tecnología social para que el alcance de las ideas socialistas lleguen a los más pobres, pero la pobreza no necesita sofisticación, ni filosofías, ni cultura, porque no la pide mientras hayan carencias, sólo necesita estar bien, lo demás llega por sí mismo, como lo demuestra el capitalismo que empujó adelante la oportunidad de lograr en ellos el obtener bienes para una vida más cerca de su posibilidad de consumo, que aunque son bienes materiales, tienen mayores oportunidades de obtenerlos con sus propio esfuerzo.

Monarquías y Teocracias, sostenidas  gracias al movimiento comercial capitalista

No existe futuro megamoderno, gente nueva nace cada año y aparecen en el mundo actual; un sueño preconstruído, debido a que a más grandes poblaciones más alienada la cultura, y a pesar de ellos ver con más claridad la globalidad de las naciones no pueden interpretar la realidad, no conocen el pasado y lo ignoran, porque subestiman las pasadas civilizaciones viéndose en superioridad ante todas las culturas, debido a que la velocidad de los simbolos modernos en contraste a los de la historia no son tan atractivos como la fantasia del entretenimiento. Del pasado valoran lo más primitivo, ya que lo consideran casi inmaculado e inocentes, en un desconocimiento de que todo grupo humano sin importar civilización nunca fue pacifico y lo eran de un actuar inhumano y la ignorancia hecha cultura sobre las atrocidades de todas las culturas del pasado les son desconocidas.

Otros artículos  Las relaciones sexuales en un futuro no muy lejano

Justo cuando el mundo se empujaba a una mayor comodidad aparece el componente antropológico de la búsqueda de la seguridad de la población de diversos países y estamos entrando -por decisión propia- en esta etapa muy oscura del mundo moderno, impulsada por el progresismo que como ideología desconoce que los actos violentos de cada coyuntura histórica crean peores problemas, y uno de ellos es dar pie a la pérdida de las libertades.

El poder del pueblo, más allá del orden judicial

El progresismo es quien esta acelerando aquel mundo Orweliano, creyendo que está creando una revolución, pero es exactamente lo que necesitan las élites, que una ideología que cree hacer un bien, nos lleve a abrir la puerta trasera de la nueva esclavitud. El ciclo actual de buscar desesperadamente la seguridad nos hará perder las verdaderas libertades, las cuales no se están defendiendo. El derecho a la privacidad, el de la libertad de expresión y opinión son las bases que se están destruyendo por el nuevo mundo progre, acaparador de medios y canales de influencia.

Ya no pertenezco a sus ideas, porque el pasado delata el presente y la humanidad es la misma y sus pensamientos siguen siendo de escasa justicia.
En el pasado los clérigos se otorgaban la verdad de la civilización y la ley divina era la excusa para su poder. Pero un mundo progre, que avanza de la misma forma que las revoluciones que produjeron consecuencias más esclavizantes, como la Revolución Francesa y la bolchevique, que generó el comunismo y millones de muertos y la ausencia de justicia, libertad y libre opinión.
Esto puede volver a ocurrir, ya que la tecnología no es garantía de civilización, ya que también es un arma, del mismo modo que las armas de fuego las creó una tecnología más precaria.

Taiwan, un ejemplo de civilización altamente eficiente y libre, a las sombras del acechante peligro Chino

El progresismo con sus ideales sociales emprende acciones descomunales de orden social frente a gobiernos actuando de forma política y mezclados con los poderes políticos para ellos tomarse el poder  y abrir más las puertas para un nuevo oscurantismo, ya no de fe como los días de la tiranía cristiana, sino la reanudación de la misión comunista que quería pulir al hombre practicando sobre sí una figura perfecta sin defectos sociales.

El estandarte de la igualdad sumida en el colectivismo es su pretensión, sin individualismo s y en la persecusión del diferente y del espontáneo, además del intento de abolir el racismo, más incipiente por la economía que por asuntos culturales. También busca limpiar y destruir la historia llamada primitiva del hombre anterior, menospreciar y destruir todo pasado de mentalidad practicante de la desigualdad, de esta manera nos acercamos en el progresismo al ideal comunista de la ideologia de Engels, al hacer la libertad selectiva por la búsqueda de la seguridad. De ahí la admiración por el comunismo que muchos jóvenes recrean desde el socialismo, queremos ser controlados en espacios seguros como en la moderna China, y el camino será querer esa seguridad perdiendo la libertad.

Yo me creía un militante intelectual, que pertenecía a algo grande y que lo que sentía era lo correcto, porque el bien estaba de mi lado. Tal seguridad me hacía creer que mis ideas eran superiores a los que tenían pensamientos retrógrados, sin conocer que el origen de mis ideas tenía más de un siglo de antigüedad. Que todo lo que es revolucionario nunca vino realmente del pueblo. Que todos los hombres idearios de revoluciones estaban despegados de la realidad de las carencias humanas, por eso no las entendían, porque espiritualizaban las necesidades naturales del hombre.

Cómo entender al progresismo

Black lives Matters levanta una campaña contra la opresión negra, mientras los datos del FBI dicen otra historia.

Lo que ocurre con todo el progresismo actual es que debido a que -bajo un conjunto de ideologías- quiere abolir todos los problemas sociales de la humanidad en corto tiempo y dice querer una revolución. Para la idea progresista existen dos mundos extremos, uno intelectual y social altamente evolucionado como en Europa, y el extremadamente lleno de carencias como el Africa o la Amazonia, no existen intermedios. Las experiencias sociales, como el bulling, el racismo, el machismo, la violencia familiar, las drogadicción dejaron de ser el foco a corregir, toda aquella realidad de aquellos días hoy no tiene importancia, porque aquellas iban encaminadas a defender los núcleos familiares.

Otros artículos  ¿Es WAKANDA una nación Social-Marxista?

Aquella batalla perdió interés social al inicio de este siglo aunque aún existen los mismos problemas. Ahora los objetos son más individualistas. En el fondo el objetivo necesita estructura política, de ahí que las ideas progres se mezclan bien con el socialismo y más atrás el comunismo, que d epor sí en su doctrina identifica a la familia como una fuente de opresión. De esta manera lo sical e ideológo se hace politica, en la forma y reflejo del contrario, que busca obtener un cambio de realidades o poderes.

Por estas razones los actos del progresismo se acercan a la apariencia de una nueva religión con todo el fanatismo de la búsqueda de un cambio radical de la realidad, mirando con adrenalina la violencia, para aniquilar al diferente, al contrario y destruirlo, junto a sus libertades y derechos. Recuerdo que en mis sentimientos progres estaba perteneciendo indirectamente a una religión pura, ya que creía que mi ideología tenía como fín acabar con la maldad del mundo definitivamente.

771 Visitas 12 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top