Lonnie Johnson: el hombre que inventó el juguete más famoso del mundo y se hizo millonario.

Lonnie Johnson: el hombre que inventó el juguete más famoso del mundo y se hizo millonario.

A este post le habíamos puesto por título “La historia de como se inventó el Super Soaker, el juguete más famoso del mundo”, y a la gente le valió cebo, pero como todo el mundo quiere ser millonario ahora sí entran, y más porque el man es de color. Bueno, el man es un brain que es pura risa desde que inventó su chéchere, una pistola de agua fuera de lo común. Pillen la historia que es bien pritty e interesante.

Niños copy-paste posando para una versión de la pistola de agua que sólo mojaba pestañas, esa no era nada comparada con su versión apocalíptica Mad Max de verano.

Él se inventó la pistola de agua más chuchona de la bolita del mundo amén llamándola Super Soaker. Su pistola, que sigue vendiéndose, causó tanto impacto en los pelaos en el mundo y tambien en Panamá cuando salió, que si no te compraban la tuya para los carnavales estabas en panga, desde niños chiquitos hasta niños grandes con intenciones de gente grande con cabeza de niños para usarlos como adolescentes (perdón por el trabalenguas) querían usarlo para chorrearse agua en el ojo, llenarlos de culei y teñirle las nalgas a las guiales sin que piensen que estabas enfermito de la cabeza con la excusa de que es carnavales o para competir por quien tiraba el chorro más lejano cual lanzallamas acuático.

A los pelaos les daba pereza nombrarla por su nombre original, le llamaban la bazooka de agua y el cañon de agua. Aunque en la playa los niños panameños son malditos, no lo son tanto como para llenarlo de agua salada, pégarle un chorro en el ojo a alguien y buscarse un problema. De los Super Soakers nadie sabe un chorizo de como nació esta hidrotómica máquina letal digna de un aquaman moderno…hasta ahora…

Su creador fue Lonnie Johnson, un ingeniero que trabajó en la NASA en el laboratorio de propulsión a chorro en la década de los 80’s. El man estaba inventando un sistema para propulsar gas freón a presión cuando le llegó la idea, una epifanía llena de ocio, traducción: Una máquina que expulsa un poderoso chorro de agua a la más mínima presión.

Se inventó un parapeto con unas boquillas de su invención, lo conectó al lavamanos y el chorro fue tremendo y ahi fue cuando se le prendió el foco y se dijo, “Que tal si con esto me invento una pistola de agua super poderosa para que los  chiquillos se revienten de alegría y amen el agua por primera vez”

Lindsey Lohan…tirándole agua a un man en la cara que la miraba con intenciones sucias.

Así fue como Lonnie tiró los planos y creó los diagramas para fabricarlas por su cuenta, para eso fue a una fábrica de plásticos y ahí le dijeron que si quería que le hicieran su water gun le costaría $200.000 dólares nada más, y sólo por 100 unidades fabricadas. El man se dijo, “Nombe señores, si yo apenas soy un militar en chancletas en el ejército, no tengo esa plata.”

Y bien confiado se fue a Nueva York a la expo de juguetes TOY FAIR para buscar algún fabricante que se interese en su invento. Así fue como conoció a la gente de Larami.

Le invitaron a sus instalaciones en Filadelfia y en tan sólo dos cortas semanas y ya le tenían su prototipo de gun. Tomó las piezas armó su aparato y pidió una cita con los directivos para enseñarles su aparato. Ahí hizo su presentación a lo James Bond, sacó su gun, los manes de cuello blanco le preguntaron si funcionaba, a lo que calladito sólo apretó el gatillo y al director de Larami se le salió un ¡Woooow! de la boca y así empezó la historia del Super soaker.

Lonnie Johnson confesaba que “Sabía que su pistola sería famosa, pero no lo tan famosa que llegó a ser.” Y así fue como su arma de agua se convirtió en el juguete más vendido del mundo.

El primer año en que salió su juguete tenía como nombre el “Drencher” o sea , el empapador, pero un curioso ya había adoptado ese nombre y pedía regalías, así que se lo cambiaron por Super soaker, que es algo así como Super remojador. Cuando se puso a la venta el juguete prácticamente desaparecía de los escaparates hasta dicho de boca. No se podía suplir la demanda.

Dice Johnson que la gente le decía : Sabes Johnson, eres bien suertudo”, y lo que la gente no comprende es que sólo fue trabajo duro. Tomó 10 años desde la idea original hasta su gran éxito. Normal, el que no hace es como el que no sabe. No me entendí.

Con el money que le dió el invento Lonnie empezó su propio negocio, abrió una compañía para la investigación de energías tecnológicas. De cuánto dinero le dió el arma de agua él sólo dice con moderación: “En verdad no hablo de cuánto dinero me he hecho con el invento, sólo les diré que con él he podido continuar con las investigaciones que estoy conduciendo en la compañía que fundé y en la que estoy enfocado.” No quiere decir que es millonario, pero esos aparatos tecnológicos no valen un real.

Lonnie sigue explicando de que es su empresa. “Soy ingeniero nuclear y trabajo en tecnología de energía avanzada. Tengo un nuevo tipo de máquinas que convierten el calor en electricidad y en un nuevo tipo de batería toda cerámica que no necesita de líquido con electrolitos (se refiere a baterias para autos)”.

Pero hay otro juguete en el aire, el Nerf tira dardos, Johnson dice que quiere entrar en ese mercado y desarrollar uno más potente que el que tiene Hasbro en la actualidad, esperando hacer negocios con ellos para fabricarlos. Y dice con orgullo: “Hasta ahora soy el rey de todas las armas de juguete, así que tener otro éxito entre los consumidores sería muy genial. Eso significaría que sí lo logro, el rayo habrá caído tres veces en el mismo lugar”.

El mundo antes y después de Lonnie Johnson.

fuente: http://www.businessinsider.com/

679 Visitas 1 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook27

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top