Mi hipótesis mundana de cómo sería América sin el socialismo

Mi hipótesis mundana de cómo sería América sin el socialismo

Traemos otra de esas conjeturas del “Qué tal sí” geopolítico que nos gusta hacer, porque para cuentos, ya el mundo está lleno de ellos en la historia patria de cada país disfrazadas de poesía, próceres y salvadores de soberanías y libertadores. De países repúblicas que al nacer fueron impulsadas por sociedades egoístas y latifundistas, propulsadas por intereses muy diferentes a la ideología del socialismo del siglo XX.

Panamá de 1940, rebosante en republicanismo y ajeno a la descalabrante corrupción de niveles pornográficos de hoy

Como sabemos la inmensa mayoría de los países de América se crearon o conformaron debido a la caída de España, mientras los Estados Unidos se expandía interna y externamente con su maquinador destino manifiesto, donde “Dios” daba a esa nueva nación la potestad de expandir su imperio sobre todo el continente. El colonialismo aún mantenía fresca su voracidad desde el descubrimiento, con Francia, Inglaterra y el nuevo Estados Unidos como ostentadores de la hegemonía en el nuevo continente, ellos dominaron en América mucho antes de la existencia del socialismo.

Panamá, un país ejemplo con el cual medir la ausencia del socialismo

Cuando el canal no era panameño,  EE. UU. procuraba contribuir con el crecimiento estructural de nuestro país, pero el socialismo del momento obstaculizó esos intentos en los días del plan de Kennedy para latinoamérica, llamado”Alianza para el Progreso”.

Mientras que el socialismo violento se empezó a practicar en Europa a principios del siglo pasado, nuestro América continental peleaba sus propias luchas, pero sin ideologías. Esto dos últimos siglos América aceptaba de buena voluntad la democracía junto a la revolución industrial, la tecnología y las ciencias, tres agentes que cambiarían el actuar de aquel antiguo estilo de política colonizadora por la del dinamismo de la economía moderna, aplicándose en cada país, república o estado federal de América y su ejemplo más sobresaliente lo fue la creación del canal de Panamá, la existencia de esta estructura nos ayuda a comprender como se hubiese desarrollado el continente únicamente con la participación norteamericana, sin su amiga Francia que fracasó en la empresa.

Reminiscencias de nuestro idilio francés

Panamá es el país donde el socialismo hizo menos huella histórica que en el resto de América y puede ser un referente de cómo se hubiese desarrollado América sin la ideología Marxista, ya que tal ideología aquí fue incubada de forma simbólica durante todo el siglo XX, nuestra economía, aunque no mala debido al dólar, no nos hacía sentir represión obrera o salarial significativa debido a que gozabamos de un aceptable mercado.

Pero hay que tomar en cuenta que el canal es un bien universal, que debió especializar al país en el ya heredado comercio marítimo, de manera que aunque el canal no fuese nuestro, producía las condiciones para que Panamá explotara el comercio marítimo a niveles portuarios gigantes, pero la historia de la provincia de Colón dice mucho de un mal histórico, el Criollismo político. SI bien teníamos el canal como influencia el resto de Amperica tenía sus recursos minerales y naturales para también tener monedas y economía estables, pero era el criollismo el problema que existía antes de la llegada del Socialismo.

Cada país necesitó de gobiernos capaces de amoldarse al desarrollo mundial, pero tal privilegio estaba en manos de los criollos en la política, lo que fue un gran obstáculo, debido a la mentalidad feudal heredada del viejo continente.

La esclavitud y la opresión, la receta para el socialismo en América

Victoriano Lorenzo peleó haciendo guerrillas, y lo traicionaron los colombianos, no un imperio.

Pongamos estos ingredientes en primer lugar, ya que fueron la leña que necesitó el socialismo para expandirse en América. En el desarrollo de América la fuerza obrera era inminente, y la población indígena a pesar de tantos altibajos esclavistas podía en esta nueva situación decidir tanto retraerse a mantener su cultura y tradiciones originarias como incluirse en la economía conociendo el dinero. De aquí ellos pasaron a otro tipo de esclavitud llamado explotación, la cual también afectaba en igualdad a los obreros inmigrantes.

Pero los indígenas también tenían acceso a la educación, el cristianismo procuró proveer de enseñanza a tantos quienes lo deseasen; indígenas, afrodescendientes e inmigrantes bajo la dirección de la iglesia católica en toda América. De hecho Victoriano Lorenzo es el producto de mucha instrucción de un tutor jesuita y su voluntad lo demuestra, la educación le despertó la perspicacia.

Herencia indígena que busca la conservación de su propia cultura y costumbres por la violencia marxista.

El movimiento comercial de las minerías y agricutura tarde o temprano debería crear crecimiento comercial local y consumo en la región y por tal más consumidores, y los comerciantes criollos e inmigrantes jugaron el más importante papel. Pero los criollos latifundistas en los gobiernos eran muy conservadores en sus decisiones y trataban a los indígenas y trabajadores como patrón a esclavo. Prevalecía en privilegios el criollo modernizado, educado, frente a los no inclusivos y resilentes indígenas iniciándose una sociedad marcada por una división racial y cultural.

Nótese que el criollismo es tan marcado, que todos nuestros presidentes y sus familias son herederos de linaje de la economía regional, de la producción agricola como en las provincias centrales, es ahí donde comprendemos la forma en que nos gobiernan, con una visión latifundista.

Un paréntesis para entender como llegó el Socialismo

Argentina 1920, la proyección de su amplio espacio arquitectónico hablaba de sus grandes propósitos como nación

Las ideologías marxistas vendrían a asimilarse luego de la primera y segunda guerra mundial, las causantes de traer a América el socialismo, justo cuando algunos países de América estaban despegando económicamente, siendo países que podían convertirse en posibles destinos de “sueño americano” pudiendo haber producido un intercambio inmigratorio laboral entre nuestros países más desarrollados de suramérica y los países circundantes, pero los exagerados nacionalismos y proteccionismos latifundistas territoriales heredados de la conquista estaban en disputa con un sistema democrático eficiente, siendo causas de rivalidad la población indígena protegiendo sus jerarquías frente a los criollos ante este inminente progreso. Y la explotación por los criollos en estos países estaban más interesados en ejecutarla, para suplir, y enriquecerse más que producir desarrollo en sus poblaciones.

De esta manera la semilla socialista surge de las migraciones alemanas e italianas, iniciadores de los militarismos ideológicos o in formales  que se impusieron en el cono sur. De esta manera, entendemos que los aires socialistas ya venían incubándose dando nacimiento a las fuerzas paramilitares, que entre los 60´s y 90´s  se dispararon como agentes terroristas al calar en la mente de poblaciones civiles y también rurales, de mayoría indígena, la más golpeada y más vulnerable y como decíamos menos inclusiva y que por ello se adaptaron fácilmente a aquel sistema socialista en desarrollo. El resto de la historia todos la conocemos hasta el día de hoy, donde la extinta U.R.S.S. dejó el espíritu de su política en el sur.

Y así se heredó violencia social permanente y terrorismo. Abigail Guzman, el cuarto iluminado.

Pero lo que no se entendía en esos tiempos era que el mundo exigía el intercambio comercial. Y las dictaduras empeoraron todas las economías regionales, por el nacionalismo extremo y la mala gestión económica y financiera, pero ¿Qué tal si nada de esto hubiese ocurrido? Así que vamos a la parte hipotética de la historia alterna de América.

La consecuente América no alterada por el socialismo

Si eliminasemos al socialismo del panorama de los años 60’s los Estados Unidos hubiese sido la influencia única para el resto del continente al impulsar sus planes de progreso socio-económico para el resto de América. Pero el problema era que los herederos del latifundismo querían mantenerse en el colonialismo español que aún hoy día nos afecta. Podríamos hablar de neocolonialismo pero al revés, de dentro para afuera porque todo país ha tenido su oportunidad de crecer, pero la política criollista aún nos gobierna como herencia, lo que mantiene a los países en un constante mal funcionamiento burocrático.

Mientras la eficiente y excedente producción de algodón ayudó a la liberación en U.S.A. la producción de caña en las antillas condenaba a los esclavos por el latifundismo francés.

El capitalismo y la religión, combinación alterna al socialismo

En la conquista hubo aborígenes que vieron con mejores ojos al cristianismo y los resilentes que protegieron sus pertenencias territoriales y cultura. De hecho podemos comparar la situación en la que vivían los indígenas antes de la conquista con las dictaduras actuales, la sociedad indígena también tenía dictadores y enemigos políticos y guerras entre tribus y los conquistadores sirvieron también como aliados en muchas ocasiones.

Por otra parte el cristianismo siendo la religión dominante de toda América, sin el socialismo hubiera tomado un poder de influencia mayor en cada nueva nación y hubiese sido la mediadora y defensora de los oprimidos contra la voracidad comercial norteamericana y comprendiendo su poder en la masa creyente también explotaría ese poder por buscar el beneficio de la minoría indigenista.

Se emprendería una guerrilla santa que tomaría el control no ideológico, sino teológico de importantes zonas productivas y por tal la corrupción sería problema de latifundios y las zonas de producción agrícola estarían en control de la iglesia latina y la iglesia vaticana no hubiera apoyado estas acciones de subversión guerrillera católica en América.

Los sopotocientos jinetes del apocalipsis

La iglesia local tenía todos los recursos, administración y educación para darle estructura a sus movimientos. Y el peso ideológico lo sustrajesen de la autoridad ejercida de los tiempos de las cruzadas; pelear por los creyentes en la fe. Con la aceptación regional de las guerrillas santas, tendrían participación política y de ahí partidos con hincapie en la teología cristiana. Y de este futuro para América latina tendríamos un continente corrupto en nombre de la fe religiosa, tal como lo es oriente.

Veámoslo así, nuestros países actuales tienen una fuerte influencia religiosa heredada de España, al contrario de la corriente norteamericana, que es protestante, y para nuestros criollos protegerse del americanismo colonial, recurrirían al fuerte populismo en defensa religiosa para conservar sus valores económicos, por tal la herencia colonial que hoy día es fuerte en la sangre de nuestros políticos corruptos nos mantendría en otro estado de subdesarrollo y la ideología sería apoyada por el estado de pobreza general por convicción católica.

Aquí la iglesia desde el Vaticano se introduciría en el juego como aliado de norteamérica buscando tratados de pacificación y lo lograrían. Y tendríamos actualmente un tranquilo continente católico-político, aún como el de los años 50’s con un tinte social parecido al del Italia moderno y la parte que más me encanta, tendríamos arte académico en el continente por la rama renacentista. Paz y amor…como el que respira la cuba cristiana en estos momentos y el hippismo hoy día sería la pseudo-religión ye-ye de moda con un barbudo a la cabeza, Yisus. Chao, hasta aquí llego mi imaginación, que se me funde el bombillo Tesla.

30191 Visitas 6 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

No comments yet.

No one have left a comment for this post yet!

Leave a comment

Top