¿Por qué Star Wars sigue siendo tan famoso hoy día?

¿Por qué Star Wars sigue siendo tan famoso hoy día?

Para los niños norteamericanos de los años 70’s la pasión por el espacio era influenciada por el nacionalismo en las manos de la NASA, donde disfrutaban de esa competitiva carrera espacial entre Los Estados Unidos y la U.R.S.S (Rusia). Los héroes de los niños eran los astronautas y los cohetes y satélites espaciales orbitando el espacio y ese espacio significaba solamente un calmado y vasto mar de cuerpos celestes por conquistar.

Pero mucho antes de la popularidad de la carrera espacial existía la literatura fantástica de la ciencia ficción de finales del siglo XIX (19) y más adelante en el siglo XX (20) en donde se abrían los primeros escenarios de los cuales George Lucas se inspiró para su Universo Star Wars. Aún el fenómeno ovni era tomado como material de terror en las proyecciones de Guerra de los Mundos y en los Nickelodeons sabatinos de Perdidos en el espacio las aventuras espaciales no se extendían más allá del sistema solar o el esporádico planeta Mongo como en Flash Gordon. Para los espectadores el género Sci-Fi no se había desarrollado más allá de la idea del visitante que nos invade o el humano que visita otros mundos como en Star Trek en los 60’s.

Guerra de los Mundos 1953, en el género de Terror Sci-Fi.

 Con Lucas la visión apuntaba a mundos que existían detrás de nuestras estrellas, donde miriadas de seres imaginarios se entremezclaban con una raza humanoide haciéndose protagonistas de un diferente universo y sus galaxias, entregándonos en sus películas por episodios la historia de la Opera espacial más conocida que hayan existido, Star Wars.

La explosión sin paralelo del Universo Star Wars.

Con tres películas que abarcaron desde 1977 a 1983, Lucas creo en 7 años un culto que duraría muchos años. Desde el merchanding de figuras y juguetes, series animadas, cómics y la presencia total de Star Wars en la cultura americana, entusiasmando también a escritores independentes a explorar en este género Sci-Fi más historias que circundaban ese universo. Ante estas vertientes, George Lucas sólo intentó un único spin-off de Star Wars con la película La Caravana del Valor (1984), también ambientada en ese Universo utilizando a los Ewoks como personajes principales junto a dos niños en búsqueda de sus padres.

Luego de esta película con los años el universo Star Wars fue bajando el telón y se apagaron sus estrellas convirtiéndose poco a poco en material de culto para los fanáticos más hardcore, quienes se dedicaban a la memorabilia, conservando Artes, posters, revistas, juguetes y todo lo relacionado al mercado Star Wars. Aquél era un mundo underground y el mainstream ya había olvidado año tras año el impacto de la creación de Lucas.

El fenómeno comercial y la explotación del merchadising accidental creado por Star Wars abrió en la cinematografía comercial la producción intencionada de películas con el objetivo de la venta de juguetes. En pocas palabras, los fabricantes de juguetes se unieron a productoras de animación para crear historias para cartoons basándose en personajes vacíos, que eran diseñados y luego convertidos en productos de mercado. Un ejemplo Los Transformers con Hasbro, otros como Street Sharks, Strawberry ShortCake animado.

La tecnología

Star Wars: Una nueva esperanza de 1977 ganó 7 oscares en el área técnica debido en su mayoría a sus efectos especiales de vanguardia, lo que hizo que Lucas continuara en este área de la industria, ampliando sus talleres originales de efectos espaciales ILM a varios hangares de trabajo dedicados a crear efectos para otras películas. Hubo ese periodo frío donde la saga sólo era proyectada esporádicamente en las cadenas de televisión. Pero a principio de los 90’s Lucasarts, la casa multimedia de George, creaba videojuegos de multiples temáticas, incluyendo algunos del mundo Star Wars.

Star Wars: Rebel Assault (1993), Tie Fighter(1994), Dark Forces (1995).

Luego de este bajo perfil de videojuegos, novelas y memorabilia, en 1997 llegó el turno de la casa de efectos especiales ILM para probar la nueva tecnología digital en el remake de su icónica trilogía original. Al cine acudieron todos los babyboomers para rememorar la nostalgia Star Wars causando sensación en ellos y la nueva generación X empezaba a contemplar aquel universo renovado. Aun así el impacto no fue tan grande, y según Lucas no era eso lo que le preocupaba, sino que tenía en mente con el dinero producto de esta visualmente mejorada trilogía, impulsar la creación de las nuevas precuelas con mejores efectos especiales para continuar en retroceso una nueva trilogía.

La publicidad en empaques y productos que originó Star Wars en 1977 y 1983 con KFC, Kellog’s y Pepsi, como patrocinadores -a fiebre de exclusividad para aumentar la venta de sus productos- volvió en 2003, no sólo con la intención de prosperar, sino de servir a Lucas para refrescar en los niños el fandom StarWars. En más entendibles palabras, la Fama de Star Wars, en 1977 creó demanda entre los fabricantes de productos de esos tiempos y en 2003, ocurrió de forma contraria, los productos impulsaron la publicidad de Star Wars.

Las Precuelas

Así estas precuelas llegaron en 2003, momentos en que la cultura Geek estaba en ebullición y el internet impulsaba todo lo que fuese entretenimiento con información y tópicos en foros y webs especializadas populando el conocimiento de este olvidado mundo galáctico.
Las tres precuelas fueron un desastre cualitativo para los conocedores del universo Star Wars, decepcionó enormemente a sus fans, salvando uno que otro personaje y elementos de fondo propios de la historia, como el surgir de Anakin a Darth Vader, y el curso político de la historia, amplificándose esporádicamente uno que otro elemento conexo pero aislado del mágico Star Wars ancestral.

Star Wars empezaba a tener más adeptos a pesar de incursionar por una  angosta franja en un mundo de productos del entretenimiento muy diversos y creativos del siglo XXI (21), pero aún menos condensados como el épico Star Wars, enfrentándose a la invasión manga y su anime de una cultura asiática cuyas tramas y personajes juveniles estaban llenos de ocultismo y poderes mágicos de infinita energía y que habían acaparado el interés general de esta generación y Star Wars llegaba intentando seducir estas mentes, ahora con personajes más cartonizados para apelar a este target, sobre todo en episodio III, resultando la más creativa de las precuelas, dejando a Episodio I como el producto más deficiente de esta trilogía.

La crítica llegó a catalogar la nueva trilogía como un producto digno de Disney, por su falta de realismo como en los elementos del director Irvin Kershner, lo que avecinaría la intención original de Lucas. Disney compró los derechos, desatando en el mundo un repudio crítico ante esta nueva realidad, estrenando producción con Episodio 7 el despertar de la fuerza, con un endeble guión, representando a su personaje principal Kylo Ren a un mundo de villanos planos como los acostumbrados de Disney con graves acercamientos al Género de cuentos de los hermanos Grimm.

Aquí vemos Rogue One condensada en un sólo frame.

En un paréntesis aparece la película Rogue One que ha servido como un precalentamiento para la nueva generación de fans y sus posibles spin-offs para el futuro, siendo una película que vincula dos episodios contiene en su diseño delicados y sutiles tintes de esa fotografía del Star Wars Original mucho más apreciable que en Episopio 7.

Ahora llegará Episodio 8 en su dominio para poner más peldaños al universo Star Wars con una historia que enlaza un plot de por sí argumentable, como lo es la imperante persecusión feraz por los remanentes del Imperio para extinguir el poder de la fuerza que vive dentro del último Jedi, Luke Skywalker.

Faltan dos episodios más culminando en 2019 para el cierre total de la historia Star Wars. Desde aquí Disney planea nuevas ideas con una fórmula experimental, hacer películas específicas para algunos protagonistas sobresalientes de la saga, Han Solo, Yoda, Jabba, Bobba Fett y más. Está pendiente el Parque temático Star Wars, que me llena de dudas, ya que el tipo de consumo de hoy no apunta a las generaciones donde la decisión de viajar a un parque era sobre todo familiar. Lo que sobresaldría de un nuevo parque deberá ser crear experiencias digitales y virtuales con tecnología de entretenimiento de punta, o sea un mega-mundo geek revestido de Star Wars.

Arte que representa el diseño para los dos futuros parques temáticos Star Wars, uno en Anaheim,California y el otro en Orlando, Florida.

 La generación Millenial nivelará y dictará este nuevo universo, ahora con una historia original ya consumida, cesando los remakes y las adaptaciones, planteando Disney unir más las distancias entre galaxias para explorar creativamente este universo, para los que los fans más profundos de la cultura Star Wars  y conocedores de su arte y cinematografía los cambios serían notorios, poniendo a prueba a los nuevos cineastas y las modernas formas de storytelling con que se contará este expandible universo Star Wars.

582 Visitas 2 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook35

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top