¡Porqué vivir en Hong Kong  es peor que vivir en Panamá!

¡Porqué vivir en Hong Kong es peor que vivir en Panamá!

Si estás nutrido de data o chupando wi-fi gratis píllate este clip de la cuarta película de los transformers filmada en Hong Kong, chekéate los edificios y no es cuento; así como los ves de inmensos e interminables, así son. Luego de leer este artículo te sentirás identificado, consciente y solidario con los HongKoneses, y odiando estar rodeado de robots peleones dañando tu vecindario, porque aún sin robots la cruda realidad allá es bien Hewlett Packard, o sea muy HP para su gente, por no decir otra palabra, así que entérate.

Hablaremos de urbanismo, costo de la vida y propiedad privada dentro de aquel espacio en el mundo de 1108 km² llamado Hong Kong. Y como los panameños somos vidagenas, pero indisciplinados, conoceremos a estos “chinitos” y los llamaremos hongkoneses.

Mapa, para los buenos modales…

¿Quienes son los hongkoneses?

Hong Kong era una colonia Inglesa que hoy pertenece a China, pero no es una pertenencia como la nuestra, de corregimientos a provincias y luego a la administración de un único estado bajo su control llamado república de Panamá, sino que ellos son una región independiente unida a China producto de la historia política de esa región, o sea que son y no son parte de China porque es un estado administrativo, o sea que se auto-sostiene económicamente, pero depende estratégicamente del gobierno de la China popular, o sea que en materia de envidia es todo lo que quiere ser Chiriquí como estado independente. De modo que Hong Kong es técnicamente un país capitalista autónomo, pero unido a una nación comunista, China.

¿En qué se parece económicamente Hong Kong a Panamá?

Hong Kong fue invadida por los británicos y estuvo en su posesión hasta 1997, debido a un convenio de liberación que se firmó en 1897, o sea hace más de un siglo. En ese tiempo Hong Kong debido a la influencia inglesa creó el primer sistema bancario de Asía razón por la que hoy día es la región más importande de intercambio comercial entre China y el resto del mundo, o sea que es un país de servicios como Panamá y en eso se parecen. Tiene la ventaja de ser un país de confianza ¿Y cómo lograron esa confianza? Destruyendo la corrupción policial, porque querían evitar caer en un estado comunista como el de China en 1949. Ahora nos vamos al meollo del problema; la vivienda, las que los transformers se daban gusto destruyendo como galletas de sorbeto.

La vivienda

Los Tanka, gente que se dedicaba a la pesca y vivían y morían en las aguas, ellos no eran afectados por el asunto inmobiliario, Hong Kong les dejaba usar sus aguas siempre que hubiese pescado fresco.

Antes de la segunda guerra mundial Hong Kong tenía 600.000 habitantes aproximadamente y todos cabían bien y entre la costa y sus islas se dedicaban a la industria menor; paraguas, capotes, cosas de uso intrascendente y por eso de mala calidad. Pero tenían su banco con el cual hacían intercambio con Inglaterra, y el mundo, y por esto entendemos el poder financiero de HSBC como banco internacional. Las viviendas eran baratas, pero todo iba cambiando con los años y el mal (el que hoy sufre Hong Kong) ya venía ocurriendo antes de la reversión de Hong Kong  a China en 1997, o sea, que los 99 años ya se cumplían desde que Inglaterra prometió a China la entrega, a pesar de que la mayoría de los habitantes de Hong Kong no querían que se consumiera el convenio.

El Hong Kong de hoy cuenta con con 7,1 millones de habitantes y a pesar de tener un crecimiento económico riquísimo, esos beneficios no llegan a la gente (ya empiezan los parecidos con Panamá).

Barrio urbano en Hong Kong, 1970.

En Hong Kong, como dijimos antes en los años ’50 el gobierno construyó muchas casa baratas para la gente, inmensos edificios más grandes que los de Barraza, Patio Pinel, Los Libertadores, o Renta 5 en Panamá y la gente se metía a vivir en ellos muy felices, en hacinamiento pero seguros, a pesar de no ganar tanto dinero porque el gobierno controlaba todo el sector tanto mobiliario como financiero.

La solución urbana para los inversionistas, hacer conglomerados estructurales sobre un terreno gubernamental prestado funcionando como estructura privada.

Y se preguntarán por qué el pueblo aceptaba vivir así, y fue a razón del acondicionamiento cultural e histórico, no tanto culpa de la gente, sino de la influencia de la guerra, inglaterra colonizándole, luego el miedo a China, la invasión de Japón, en conjunto todo esto mantenía a la gente indecisa, o sea que no sabían si emigrar por las guerras, quedarse por la economía o hacer vida por la situación futura del país y esto explica porqué en Hong Kong vive aún de forma tibia y sin sentido de pertenencia; por eso el tema de la vivienda.

75% vegetación, pero inhabitable

Otra razón del problema de vivienda lo fue el terreno demasiado accidentado, nadie se atrevía a vivir en semejantes lomas empinadas y preferían aglomerarse en las costas para estar más cerca del movimiento comercial, de modo que hasta el día de hoy el 75% del territorio de Hong Kong es vegetación y foresta de un copioso verdor de interminables bosques, lo que hace muy feliz a la ecología.

O sea que a pesar de tener tanto espacio no caben dentro de su país. Entonces, ¿Por qué la gente no decide invadir esas lomas y ocuparlas como las favelas en Brasil? Ocurre que el gobierno es dueño de todo el territorio y el sector inmobiliario se ha desarrollado sólo para explotar este bien del estado. El crecimiento del PIB ha sido la excusa para encarecer el suelo y es totalmente imposible para un ciudadano común invadir terrenos en Hong Kong, lo pena la ley y tampoco se puede construir donde sea.

Ademas los más pobres son los que más pagan impuesto y la renta es demasiado alta por espacios tan pequeños como el garaje de un auto, pagan por ello entre 250 a 300 dólares por persona y por un apartamento pequeño pero independiente, unos $900 dólares americanos. Por tal el sector inmobiliario domina los espacios físicos para vivir aunque haya terreno de sobra. Ocurre una dictadura inmobiliaria, por esto es que vemos como los Hong Koneses son empujados al arrendamiento obligatorio haciéndoles caro vivir en estas interminables ciudades repletas de edificios con multiples pisos de vivienda infrahumana donde hay sectores donde viven cerca de hasta 100.000 personas.

Más abajo de lo básico en espacio para subsistir…

Los únicos beneficiados han sido quienes aplicaron y calificaron años atrás para el subsidio por propiedad, por lo que por ley sus bienes no sufren de la elevada renta. Más de la mitad de la gente vive arrendada, sin propiedad, por lo que con estas condiciones, aquel problema será generacional, no hay bien privado.

Como la propiedad inmobiliaria le pertenece al gobierno; él cede el terreno a los inversionistas, que construyen proyectos urbanos sobre ellos, edificaciones que se venden y revenden y que van aumentando de valor disparando la renta continuamente. Es tanto el acondicionamiento a este sistema que la industria se ha especializado en crear productos para promover el hacinamiento, como las famosas cápsulas individuales que compras como si fuesen autos para vivir en ellas.

Cápsula con valor de casi 380 dólares, tiene wi-fi, TV, aire acondicionado y es limpio, tienen mucho que envidiar a las casa remolque norteamericanas.

Los modelos de apartamentos modernos son creados con mejor espacio para venderlos a los más remunerados, de modo que aunque tengas buen salario la renta esta disparada por las nubes. El problema se mantiene perpetuamente, debido a que el gobierno de Hong Kong renta los terrenos por un periodo de 50 años con impuestos bajísimos a los inversionistas y no libera el sistema inmobiliario o lo zonifica por valor para crear mejores oportunidades de vivienda con costos reales. Las arcas de su gobierno se desborda en millones y millones en valor neto que no son usados para ninguna iniciativa social y la corrupción es un asunto totalmente inmobiliario, mientras el salario base no ha cambiado en 10 años.

En resumen, esto nos recuerda Panamá cuando la Alcaldía intentó subir el impuesto inmueble, los permisivos proyectos en edificaciones, la poca garantía de calidad de las nuevas viviendas que produce el sector inmobiliario, los sistemas de pago y encarecimiento del estilo de vida que hay que moderar en nuestro país, donde las deudas de vivienda estan empezando a ser herencia familiar para las nuevas generaciones, por lo tanto, aún estamos relativamente bien, bien mal por el costo de la vida, pero no igual que Hong Kong.

4953 Visitas 6 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook
Facebook
42

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top