Todos los hombres somos maricas, las ciencias sociales lo confirman

Todos los hombres somos maricas, las ciencias sociales lo confirman

En los 80’s los homosexuales eran considerados motivo de bulling y burlas por su forma de actuar. Sus manerismos eran más exageradas que los de una mujer común, su caminar de pasarela parecía estar calcado en la psique y verles era como apreciar la caricatura de una mujer. Pero, ¿Porqué los hombres siempre atacamos exageradamente a los homosexuales hasta el punto del acoso, del chiste y de la “envidia”? Sí, podríamos decir envidia, ya que tantas energías puestas en ellos es de dudosa razón, quien sabe, por motivos de inseguridades, necesidad de cierta “libertad de expresión” que ellos tienen y nosotros no, o el haberlo nosotros aprendido de la sociedad o del machismo que se origina en la religión el estigmatizarlos socialmente.

Todos los seres humanos queremos expresarnos según nuestra naturaleza, o fluir como parezca más sencillo y esto me hace pensar muchas formas extrañas en que actuamos nosotros los hombres y de tanto observar vainas y más vainas creo que -en efecto- todos los hombres somos maricas y ejemplos hay miles en el diario vivir.

La ciencia

En un paréntesis de ciencia, para que tengamos una idea; dentro del cuerpo humano, tanto de hombres como de mujeres existen dos hormonas, la testosterona y el estrógeno. Cuando estamos en la matriz, la cantidad mayor de esta u otra hormona determinan las características físicas futuras del bebé, no el sexo, el sexo ya lo escogieron los cromosomas. Ya de grandes en el desarrollo, estas hormonas modifican el carácter y la apariencia física en ambos sexos y esto ha llevado a que muchas personas quieran verse físicamente como el sexo al cual se inclinan y deciden inyectarse de una u otra hormona de forma artificial para cambiar de apariencia y hacer que la naturaleza les remoldée, pero hay algunos a quienes la terapia hormonal no le pega bien y a otros sí, como quien dice, que sus cuerpos son más resistentes que otros a los cambios. Además, la cantidad de cada hormona en el cuerpo también regula ciertos funcionamientos autónomos en el cerebro que también influyen en el carácter, pero de forma temporal, de la misma forma que los anabólicos afectan a los fisiculturistas.

De chico a chica y de chica a chico

Para cumplir con las tareas del sexo masculino, nosotros los hombres necesitamos más testosterona y parte de nuestros comportamientos son afectados por ella. Pero como ven, las ciencias de la naturaleza no determinan otra cosa diferente, la cual es el machismo. Y como el machismo es una actitud social aprendida he descubierto fuertes razones por las que subliminalmente los hombres nos salimos con la nuestra para copiar de las mujeres cosas que a ellas se les da fácilmente. O sea que hacemos de forma escondida y subconscientemente cosas de maricas, de forma que aquí les expongo muchos de estos ejemplos:

El deporte: Basketball, fútbol, deportes de contacto.

Tomemos como antitesis las guerras mundiales, las guerrillas y las insurgencias, que son experiencias de machos; matas a distancia al enemigo, lo odias por una ideología, sea nacionalista, religiosa o extremista, pero no tienes contacto físico con él contrario. Las guerras son pura xenofobia, hay sacadera de corazones, cortaderas de cabezas y desmembramientos como en las culturas Maya, islámica y escandinava y en todas hasta juegan pelota con la cabeza de sus enemigos. Pero el deporte en equipo es otra vaina muy diferente, hay dos bandos, hay violencia, pero el contacto del sudor entre machos, la piel, las manos, cabezas, glúteos, penes, nalgas, manos en las nalgas, en los genitales, en la cintura en…ya stop, stop, eso es el deporte en grupo.

Estos deportes son puro contacto masculino que después de tanto trajín, trampa, miradas de odio y socoveo terminan en abrazos y besos entre contrincantes al finalizar los partidos, algo así como el sexo después de una pelea entre parejas. El fútbol, un deporte que ha sido durante décadas el enemigo de las novias y esposas, porque acapara la atención de sus maridos con la misma fuerza de una relación pasional.

Pero las mujeres, sin la necesidad de mediar deporte tienen ese algo de ser físicamente muy expresivas entre ellas, con abrazos, besos y hasta ir entre ellas agarradas de las manos, e incluso tener motivos pendejos para llorar, por eso el fútbol y otros deportes son la excusa donde los hombres suplimos todo lo que ya hacen las mujeres entre ellas, lloramos, lloriqueamos y nos deprimimos cuando perdemos un partido así nomás y como son lágrimas de macho, lloramos en masa sin ninguna pena abrazándonos y besándonos en público, porque lo hacemos por un motivo muy grande, el fútbol, donde se va la pena, porque todos somos cómplices, no hay closets.

Mientras tanto hay deportes altamente masculinos y primitivos, que pueden mantener a las mujeres admirando a sus maridos y no odiando una bola. Pasatiempos como el alpinismo, el camping, los carros todo terreno, el ciclismo, las artes marciales, los deportes de tiro, muchos deportes inteligentes de sobrevivencia que nos pueden ser útiles para hacer algo como hombres sí ocurre un apocalípsis o el saber enfrentar a gobiernos corruptos si nos atacan con antimotines y represión violenta. Pero es que por culpa del fútbol es que los políticos corruptos se aprovechan de nosotros y hacen los madrugonazos y nos meten leyes que odiamos por estar amando al deporte en esos mismos instantes, se me salió la indignación.

El sentimentalismo disfrazado en la amistad de los hombres.

Qué chotín de qué. ¡Manda un abrazo!

Ser duro es algo que los latinos siempre ponemos por delante para mantener nuestra masculinidad y hubo un tiempo en que aquí nos burlabamos de los argentinos porque se besan entre sí, tal como también lo hacen los hombres en el oriente medio, y eso que ellos llevan siglos cortando cabezas enemigas muy religiosamente. Pero hablando de las expresiones femeninas en el párrafo de arriba, notamos que algo nos pasa cuando vemos a un amigo que teníamos ratísimo de tiempo de no verlo, nos dan ganas de abrazarlo y hasta darle un beso porque nos pone felices, pero mejor no, mejor somos los primeros en decirle de lejitos mientras se acerca a nosotros algo como; ¡Qué sopá marica! y lo llenamos de chistes homofóbicos que bien toleramos porque sabemos que es un código de “macho que no se raja” para demostrarnos afecto y todo el mundo feliz.

El vacilarnos sobre nuestra hombría era algo normal que hacíamos con los amiguitos en la escuela y seguimos haciéndolo de adultos; porque es nuestra forma de decirnos “te quiero mi fren”. Las amigas no tienen problemas con eso, se besan, se abrazan y se dicen te quiero amiga con una facilidad que aún nuestro cerebro de macho latino fronterizo no comprende, ni degluye bien.

México es un país altamente machista por cultura y al mismo tiempo devoto de la virgen de Guadalupe, a la que tratan de forma tan personal como a una madre y en ella vierten todo ese sentimentalismo femenino que raya en la idolatría emocional descontrolada en un fanatismo que rivaliza con la de un yihadista apasionado por Alá.

La música.

Podríamos decir que con Juan Gabriel pasaba lo mismo que con los chistes homosexuales (creo que homofóbicos no es la palabra) porque nadie se ríe de algo que dé miedo o fobia. Nuestra femeneidad no manifestada está en la música del divo de américa, a él le debemos mucho como machos, porque en vida nos hacía fluir, era nuestro héroe, el hombre que nos ponía en control al recordarnos que tenemos un lado femenino; era nuestro ídolo y nos dolió su partida. ¿Y ahora quién podrá encaminarnos a nosotros como lo hizo Rupaul o Right Said Fred en Europa? Por allá hay muchos, pero sólo recuerdo estos, te extrañamos Juanga…ah tenemos a Locomía.

La moda es femenina

No es de extrañarnos que las pautas de la moda la inventan hombres afeminados, a excepción de Coco Chanel, y que sus creaciones las usen las mujeres. De que los hombres no nos damos cuenta de que nos gusta la ropa de las mujeres aunque no lo reconozcamos y no entendamos la ciencia que hace que…bueno, claro que la entendemos y se llama ropa sexy y ajustada lo que nos hace a los hombre doblar el cuello al ver a una mujer y eso lo saben los árabes, por eso es que todo el día sus mujeres se la pasan disfrazadas de murciélago con la burka puesta en nombre del Corán.

¿Será fresca esta tela para ser darks en verano?

De paso les dejamos una imagen que nos encontramos por ahí. Burkas rosadas en latinoamérica, precisamente México, segundo país donde se practican actos violentos de linchamiento tipo terrorismo islámico en el mundo, pero en nombre del narcotráfico. Ahora ya todo tiene sentido, la culpa es de la virgen.

Por otra parte nos damos cuenta que en los guettos los pelaitos de nuestras comunidades más presionadas por la violencia y el machismo son los que más abiertamente sucumben a las modas hechas por los diseñadores como Dolce & Gabana o Zara. La sociedad es en sí un sistema social amigable, pero las amenazas cotidianas causadas por el narcotráfico, la violencia social y las presiones de clases nos tienen a los hombres comunes y civilizados con la tesosterona peligrosamente elevada, tanto que como una escape a esa presión necesitamos de la moda para inconcientemente emular lo femenino y encontrar nuestro balance en este antagonismo.

Aretes, colores rosados, pelos teñidos, ropita apretada, sueteres con el pecho afuera. Y bueno en mi opinión no es que sea maricada mia, pero los pantalones pega’os y los sueteres sencillos en colores sobrios son comodísimos y lo dice la historia. Los pantalones apretados de Napoleón Bonaparte, las pelucas de los jueces en las cortes, el maquillaje en egipto, para mencionarlo y todo eso lo usaban los machos, los hombres que hacían la guerra.

Twisted Sisters, KISS, Alice Cooper, etc, etc…

Los pelos largos del rock aparecieron porque esta música la estaban haciendo hombres mucho-macho y usar el pelo como los perros poodle, compartiendo maquillaje y blowers con sus hermanas era lo poco que podían hacer para mantener en control los altos niveles de testosterona y controlar la barbarie que sudaban por los poros. También recordémonos que había que ir a Vietnam a morir a la fuerza y el rock mantenía a los pelaos en el suelo. Lo mismo pasaba con los afroamericanos que se enderezaban el pelo con final net por culpa del racismo en los 50’s que los tenía tan tensos que tenían que romper por algún lado con cabellos en forma de sunday de Chocolate.

Little Richard y su Love Lee, trencitas para niñas, y la colorida época del passa passa.

A los hombres nos encanta el humor gay

Andrés Poveda, del humor gallego e interiorano, sucumbió también a los tiempos.

Se preguntaba Jim Carrey constantemente en sus días de comediante, ¿Qué es lo que necesita la gente, qué es lo que necesita la gente? y una noche comprendió; “Liberarse de sus problemas” y desde entonces se convirtió en un ícono de la comedia interpretando con desprendimiento sus personajes. Todo hoy día es gay en el humor y reírnos del mundo gay es normal y la actitud gay es una forma fácil de hacer reír al público, es un recurso para los comediantes que no tienen temas creativo que contar, y a los hombre parece gustarnos. Sobre todo entre la gente criada de forma tradicional que tiene mucha carga machista.

YMCA, la canción jingle musical para la entrada de escenas de comedia gay

Confieso que cuando era niño me gustaban esos chistes, pero luego crecí y actualmente viendo como se inundó la TV de algo que no era cosa cotidiana me empezó a aburrir. Ya no había humor variado e inteligente. Me estoy poniendo serio. Pero es cierto, nosotros los hombres nos relajamos atacándonos con chistes homofóbicos para fortalecer nuestra hombría como el oso afila sus uñas contra un árbol. Chuleta..suena serio, debe ser el tópico, voy a cambiar a otro, esto no da risa.

Las profesiones de hombre que parecen gays

Los hombres rasuran a los hombres y les cortan el pelo desde los tiempos del lejano oeste, donde el barbero para no cortar la piel de otro hombre tenía que tener una sensibilidad especial sobre la piel del rostro de aquel para lograr dejarle una afeitada perfecta. Ni la gillete de tu papá lograba tal precisión hasta que llegó la tecnología de la Prestobarba.

Otra cosa son los clientes del corte de cabello. Un hombre no se siente seguro si una mujer le corta el pelo, se siente incompleto, como que el corte no esta hecho de “afirmación”, la que sólo se llena al ser manoseado por las grandes y seguras manos de otro hombre y es que hay un sentido delicado en eso. Lo agradable que se siente que te masajeen el cráneo hasta dormirte y nada de eso te quita lo macho.

Las mujeres reciben menos cariño táctil de otras mujeres en cuanto a belleza; ellas mismas tienen que ponerse su maquillaje, hacerse el blower para ahorrar, cortarse solas las uñas, pintárselas, en fín trabajar mucho encima de ellas. Sufrir del calor de los blowers, los químicos en el pelo, los depiladores, que va no hay balance. Los hombres entre nosotros disfrutamos mejor del acicalamiento que vivimos tocándonos entre nosotros para lograr vernos varoniles.

La cocina fría, ese es otro área donde los hombres se dan a toda expresión artística femenina. Flores de zanahorias, rosas de remolachas, esculturas de frutas llenas de color representando aves, peces, o delfines. cuanta femeneidad que rivaliza con las manualidades que hacen las señoras con sedería o bricolage.

Preferimos pensar que sea un chef el que haga la comida en los restaurantes finos, o sea que tenemos la impresión de que el hombre cocina mejor que la mujer en caso de comida hecha con arte. ¿Será misoginia? ¿Reminiscencia de los días de caza?

Últimas palabras

Como vemos; las luchas no son de géneros, no es un asunto de hombres contra mujeres como la sociedad nos hace creer, es un asunto de naturaleza hormonal. Todos estamos de vez en cuando bajitos de emociones, no tanto de sal. Las guerras mundiales y la violencia siempre aparecen en momentos en que la sociedad se hace más liberal o se pone más en regla, por eso caen los imperios, porque como ya no hay nada nuevo que hacer con esa testosterona, no gastándola en guerras las sociedades se floripondean y se va todo al trasto. Roma, grecia y Egipto, al que lo terminaron de joder, precisamente; los gatos.

Y para nosotros las dos guerras mundiales que nos llegaron en esos momentos tensos en que vivía el mundo europeo, donde luego de cada paz posterior el mundo se volvía más loco; el mundo del arte por ejemplo, que como digo se pone más femenino en tiempos de paz, no por algo las mejores obras provienen de tiempos difíciles, sino que hable México. ¿Sonó misógino verdad? No, porque incluso las mujeres hicieron obras fenomenales en tiempos de tensión.

Pero hay que ponerse en el lugar de las mujeres, acompañarlas a comprar ropa, a sacar al perrito miniatura, a asistir a sus clases de yoga e ir experimentando como poco a poco se nos baja la testosterona, se nos suben los niveles de estrógeno y los papeles se invierten y es entonces cuando llega el susto de ver que estamos haciendo vainas de maricas y hay que ir corriendo a la playa en pareja para subirnos los niveles de sal, por eso es que en las playas de Bocas del Toro las extranjeras no aguantan tanto salitre de macho latino descontrolado. ¿En qué ando pensando? Chao machos de papel.

2366 Visitas 3 Hoy
¿Qué cara pusiste leyendo este post?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid
Si te gustó el post y sentiste algo bonito ¡Compártelo! 🙂Share on Facebook
Facebook
118

Si tienes algo que decir, comenta, nosotros sí leemos tu opinión...

comentarios

Top